Protesta ante el Parlament catalán
Vista de la concentración de 2.000 'indignados' alrededor del Parque de la Ciutadella de Barcelona intentando bloquear los accesos al Parlament, cuyos diputados han tenido que acceder por un "pasillo" abierto por los Mossos en medio de los insultos y el lanzamiento de objetos. Julián Martín / EFE

El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, ha advertido este miércoles a los "indignados" que se han concentrado frente al Parlamento catalán de las "líneas rojas" que no se pueden traspasar en el debate para mejorar la democracia, como son cuestionar el sistema o deslegitimar a sus representantes.

La democracia no tiene alternativa. Se puede perfeccionar, pero no sustituir Jáuregui ha rechazado las "agresiones" e "insultos" a los diputados catalanes frente al Parlament, ha recordado que son los representantes del pueblo, y ha hecho hincapié en que la democracia se puede perfeccionar, pero no sustituir.

En su respuesta a una interpelación del diputado de ERC Joan Ridao sobre medidas para profundizar en la credibilidad, transparencia, austeridad y los controles democráticos de las instituciones, Jáuregui ha aludido a las protestas que están protagonizando hoy los indignados frente al Parlamento catalán.

La democracia no tiene alternativa, no hay contramodelo al modelo democrático. Se puede perfeccionar, pero no sustituir", ha proclamado el ministro de la Presidencia.

"Las agresiones e insultos a los políticos son agresiones a representantes del pueblo. Admito la protesta de dos mil, pero quiero recordar a esos dos mil que ha habido 3.200.000 catalanes que han votado a estos representantes", ha recalcado Jáuregui en alusión a los concentrados frente al Parlament.

Reforma electoral

Ha recordado que los partidos son los que aseguran que la soberanía popular pueda materializarse y que, aunque sus representantes puedan ser "más transparentes" o ejercer su labor "con más proximidad" o "austeridad", no son "sustituibles". "Son elegidos por el pueblo y esa es la única democracia que nunca deberíamos de cuestionar", ha remachado el ministro.

Ha abogado por "mantener siempre" la demanda de una mayor calidad democrática y enriquecer, modernizar o perfeccionar el sistema pero sin olvidad "nunca" que el debate "no debe de cuestionar la democracia en sí" ni la "legitimidad de sus representantes".

Ha abogado por mantener mayor calidad democrática pero sin coacciones Ha añadido que tampoco se debe "adjetivar" la democracia ni "simplificar" el debate sobre su perfeccionamiento y ha recordado que no hay "fórmulas milagrosas" para reformar la ley electoral. "No hay una ley electoral perfecta", ha apostillado.

Jáuregui respondía así a la interpelación de Ridao quien ha mostrado su "más firme rechazo" ante "cualquier intento de coartar el legítimo derecho" de los parlamentarios catalanes de ejercer su labor como representantes de los ciudadanos.

Desencanto con la política

El portavoz de ERC ha recriminado al Gobierno que no haya cumplido una parte sensible de su programa sobre la "regeneración democrática" y ha señalado que "el desencanto" hacia la política "ha tomado voz y forma en las plazas" incluso "traspasando la línea roja de lo que es admisible", en relación a lo ocurrido en Barcelona.

En su respuesta, Jáuregui ha avanzado que el Gobierno presentará, antes del verano, un proyecto de ley sobre la transparencia en la información pública para facilitar el acceso de los ciudadanos al proceso administrativo.

Jáuregui anuncia un proyecto de ley sobre transparencia en la información Se trata de un compromiso del Gobierno, ha recordado Jáuregui, que aún debe superar algunas dificultades, como la de que el acceso a la información no interfiera otros derechos o vulnere intereses como el de la seguridad del Estado, la intimidad de las personas o el secreto comercial.

Asimismo, ha señalado que para su puesta en marcha, la administración deberá estar "telematizada en todos sus planos" porque no puede crearse un derecho "que obligue a las administraciones a incrementar sus plantillas sólo para responder a miles de demandas de información".

Un movimiento "a la deriva"

El alcalde en funciones de Barcelona, Jordi Hereu, ha dicho que se ha denigrado el espíritu inicial del movimiento de los indignados, mientras que su futuro sucesor en el cargo, Xavier Trias, ha dicho que las protestas a las afueras del Parlamento catalán suponen "una transgresión a la democracia".

Jordi Hereu ha considerado que el movimiento social iniciado el 15 de mayo se encuentra "a la deriva" y que cada vez será respetado por menos gente.

El alcalde en funciones ha remarcado ante la prensa que "el trabajo democrático dentro del Parlamento es esencial y sagrado" y los diputados "tienen la legitimidad para debatir y aprobar un presupuesto".

Por su parte, a mediodía, la presidenta del Parlament catalán, Nuria de Gispert, leía la declaración conjunta de todos los grupos de la cámara catalana de condena de la actuación de los 'indignados': Rechazamos las agresiones y coacciones que han sufrido los representates del pueblo, los trabajadores de la cámara y los profesionales de los medios de comunicación. Fieles a la democracia, nada ni nadie puede parar el Parlamento democrático", dice el texto.