Increpan y persiguen por la calle a Gallardón por la prohibición de los conciertos en Chueca

  • Centenares de personas que realizaban una cacerolada  contra la prohibición de los conciertos del Orgullo Gay trasladaron su malestar ante el domicilio del alcalde.
  • Ruiz Gallardón se encaró con los vecinos y les recordó que su despacho está abierto desde las ocho de la mañana.
Alberto Ruiz-Gallardón ha bajado a la calle para hablar con los manifestantes.
Alberto Ruiz-Gallardón ha bajado a la calle para hablar con los manifestantes.
M.A.G.

El sistema asambleario que ha puesto de moda el movimiento 15-M sirvió para que la noche del lunes lo que comenzó siendo una cacerolada en la plaza de Chueca contra la prohibición de los conciertos de las fiestas del Orgullo Gay desembocara en una sonora pitada frente a la casa del alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón.

Así lo decidieron los casi 500 de manifestantes que, convocados a través de Facebook y Twitter, al margen de ninguna de las tres asociaciones implicadas en las fiestas (Aegal, Cogam y FELGTB), comenzaron la noche en la Plaza de Chueca expresando su  malestar por la cancelación de los conciertos que son parte fundamental de las fiestas. Los asistentes portaron pancartas contra la asociación de vecinos que ha pedido una "reorganización urgente" del Orgullo Gay para evitar impacto ambiental y problemas de seguridad.

La cacelorada dio paso a una asamblea que decidió trasladar las protestas por las principales calles del barrio y concluir frente al domicilio del alcalde. Alrededor de las 23 horas, Gallardón regresó a casa, después de pasear a su perro, acompañado por  su mujer y uno de sus hijos. El espectáculo que había montado ante su puerta no lo amedentró y decidió pararse a hablar con los manifestantes. "Queríamos que el alcalde supiera que ya vale de prohibiciones", explica uno de los asistentes, que prefiere mantener el anonimato.

Otro de los participantes, Paco Díaz Aguilar, explica que Gallardón se dirigió a ellos para reprocharles que "les atendería gustoso en el Ayuntamiento a partir de las 8 de la mañana", pero que en ese momento "debían dejar descansar" a su mujer y sus hijos, lo que hizo que arreciaran las pitadas y gritos contra él. Gallardón decidió entonces entrar en casa, lo que hizo bajo una lluvia de pitos y chanzas.

Veinte minutos después, los manifestantes se disolvieron a la espera de volver a reunirse este martes, a las 21 horas, en la Plaza de Chueca. Alegan que "cualquier fiesta popular española -las Fallas, los San Fermines, San Juan, los Carnavales o La Tomatina por citar algunos ejemplos- implica inconvenientes como el ruido y la suciedad y, sin embargo, están promovidos por los ayuntamientos de sus ciudades e incluso tienen el carácter de Fiesta de Interés Turístico Internacional" y no pararán hasta que el Ayuntamiento reconsidere su postura.

La delegada del Gobierno en Madrid, Dolores Carrión, ha asegurado que el incidente fue grabado por una cámara de videovigilancia cuyas imágenes se estudiarán para saber quienes lo protagonizaron. "Allí había una cinta que siempre se graba por los servicios de videovigilancia. Se estudiará y se sabrá quiénes son", ha dicho la delegada, en declaraciones a los medios.

Asociaciones de homosexuales rechazan los insultos

Diversas asociaciones homosexuales han condenado los insultos y la persecución padecida por Gallardón. A través de un comunicado, las asociaciones de homosexuales y transexuales FELGTB, COGAM y AEGAL se han desmarcado de esa protesta y han subrayado que "apuestan por el diálogo como principal herramienta de reivindicación".

Tras expresar su rechazo a esa actitud, las asociaciones abogan por el respeto y recuerdan que "la reacción de unos pocos no puede imponerse a la diálogo sereno que hemos desarrollado siempre".

Las organizaciones responsables de las fiestas del Orgullo esperan reunirse esta semana con el alcalde para encontrar una solución que permita las celebraciones del Orgullo también en la plaza de Chueca, después de que el Ayuntamiento haya prohibido eventos en la vía pública a una distancia inferior a 150 metros de centros sociosanitarios, lo que afecta a la plaza de Chueca.

A este respecto, FELGTB, COGAM y AEGAL hacen un llamamiento a la serenidad y la calma "ante el proceso de negociación, que es duro por las restricciones que quieren imponerse pero que aún se encuentra abierto con el Ayuntamiento de Madrid".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento