El comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, ha presentado una propuesta mejorada y ofrece 210 millones de euros para cubrir con ayudas comunitarias en torno al 50% de las pérdidas que los agricultores europeos, sobre todo españoles, han sufrido como consecuencia de la alarma creada por Alemania al señalar erróneamente unas partidas de pepinos procedentes de España como el origen del brote de la bacteria 'E.coli' que ha dejado más de una veintena de muertos en el norte de Europa.

La nueva propuesta de Bruselas, además, amplía de tres a cinco la lista de hortalizas cubiertas por estas ayudas, al sumar los calabacines y los pimientos a pepinos, tomates y lechugas como productos más perjudicados por el temor de los consumidores y la caída de las ventas. Podrán optar a este apoyo tanto los agricultores adscritos a alguna organización agraria como los independientes que hayan sufrido el golpe de esta crisis desde el pasado 26 de mayo hasta el 30 de junio.

Ciolos propuso el martes crear un fondo específico para esta crisis dotado con 150 millones de euros, con el objetivo de cubrir con dinero comunitario en torno al 30% de las pérdidas de los agricultores más afectados por la caída de las ventas a raíz de esta crisis, es decir, de los productores de pepino, tomate y lechuga; pero tras escuchar el rechazo de los ministros de Agricultura de la UE en una reunión extraordinaria en Luxemburgo este martes, el comisario se comprometió a "revisar al alza" su oferta.

Nueve delegaciones, entre ellas España, Francia y Alemania, consideraron "insuficiente" los 150 millones y exigieron compensaciones por valor del 90 ó 100% de la mercancía tirada.

"La prioridad es ayudar a los productores de verduras lo más rápido posible", ha dicho el comisario en una rueda de prensa en la que ha querido recalcar que "x euros pagados a pocos días o semanas de la crisis tiene un valor diferente al que se paga un año después" y ha confiado en que los expertos de los 27 den su visto bueno a la propuesta el próximo martes, 14 de junio, "porque los agricultores necesitan la ayuda ahora".

El objetivo es que a finales de mes pueda iniciarse la campaña para que los agricultores afectados notifiquen a las autoridades nacionales el valor de sus pérdidas y que las ayudas estén disponibles "en la tercera semana de julio", según fuentes comunitarias.

Ciolos también ha explicado que el dinero para este "plan de urgencia" vendrá en su totalidad de las arcas comunitarias, en concreto de la Política Agraria Común (PAC), pero ha advertido de que existen otros "mecanismos adicionales" previstos a los que se pueden acoger los agricultores que forman parte de una organización de productores y, en función del país y hortaliza concreta, sumar otro 20% de compensaciones para llegar "hasta un máximo del 70%" del valor de la pérdida.

Preguntado por la posibilidad de revisar la cifra y la lista de alimentos cubiertos por las compensaciones, el comisario ha subrayado que a finales de junio se examinará la situación: "Veremos entonces en qué punto estamos y si hay necesidad de ajustar esta cifra".

El comisario se ha quejado en varias ocasiones de que el margen del Ejecutivo comunitario está "muy limitado" por las normas y el presupuesto de la UE y esta vez ha advertido de que cuando se evalúen las necesidades reales a final de mes, "si hace falta y si hay medios financieros, se podría contemplar movilizar otros recursos". "Hemos hecho un gran esfuerzo", ha recalcado el comisario.

Con esta segunda propuesta, el Ejecutivo comunitario calcula poder ofrecer una compensación de 24 céntimos por kilo para los productores de pepino en España. Este monto será la única compensación europea para un agricultor independiente, pero se podrá sumar a otros 18 céntimos por kilo que permite la Política Agraria Común (PAC) para los agricultores integrados en asociaciones de productores (un 32% en España), en el marco de los apoyos a la retirada de producto del mercado que son cofinanciados por la UE.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.