Mark Vanderloo
Mark Vanderloo durante una visita a Madrid en 2010. Jorge París

Frente a los enlaces tradicionales de Irene Villa o del hijo de Gunilla von Bismarck y Luis Ortiz, Luis, que este miércoles ocupaban las páginas de las revistas del corazón, el modelo mejor cotizado de finales de los 90 y exmarido de Esther Cañadas, Mark Vanderloo, dio el "sí, quiero" el pasado fin de semana a su pareja en una boda playera y bohemia en la isla de Formentera, según publica ¡Hola!

El maniquí, descalzo y de blanco, contrajo matrimonio con la también modelo Robine van der Meer.

Me encanta Ibiza: la naturaleza, las playas sin demasiada gente... Si el atuendo de Vanderloo, sin corbata ni zapatos, era poco convencional, tampoco lo era el de su esposa, que lució un vamporoso traje muy escotado por la espalda y ceñido por un cinturón adornado por varias hebillas.

La pareja comparte dos hijos, Emma, de siete años, y Mark, de cinco, que fueron los encargados de portar las arras. Varios globos blancos sobre la arena fueron los únicos ornamentos de la ceremonia.

El amor de Vanderloo por España es bien conocido desde que éste se casó en 1999 con la modelo española Esther Cañadas, un matrimonio que duró apenas un año. Desde hace siete, combina con su domicilio holandés con largas estancias en Ibiza: "Me encanta ese lugar: la naturaleza, las playas sin demasiada gente, la comida...", explicaba hace un año en una entrevista.

A la ceremonia asistieron un centenar de invitados.