Crisis del pepino
Un trabajador desecha una caja de pepinos sobre toneladas de unidades de esta hortaliza en una explotación agrícola en Popesti Leordeni, cerca de Bucarest, Rumanía. Robert Ghement / EFE

El comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, ha anunciado que este miércoles presentará una mejora "sustancial y equilibrada" del fondo de 150 millones de euros que esta martes ha propuesto para compensar a los agricultores europeos afectados por la llamada crisis del pepino, consecuencia de la alarma creada por Berlín al señalar erróneamente los pepinos españoles como fuente de una intoxicación por la bacteria 'E.coli' que ha dejado más de una veintena de muertos en Alemania.

En rueda de prensa al término de la reunión extraordinaria de ministros de Agricultura de la UE celebrado el martes en Luxemburgo, Ciolos ha dejado claro que tanto el presupuesto como las normas de la UE le permiten un margen "muy limitado" para asistir a los damnificados, pero se ha comprometido a "revisar a la alza" su primera propuesta. El fondo de 150 millones solo cubre un 30% de las pérdidas del sector

España, Francia y otros países rechazaron de plano la primera oferta de Bruselas por considerarla insuficiente, ya que un fondo de 150 millones de euros permitiría cubrir únicamente un 30% de las pérdidas causadas por esta crisis, frente al 100% que exigen los países más afectados.

El comisario ha recalcado que el presupuesto disponible para asistir a los productores es "muy limitado", pero ha confiado en encontrar un "equilibrio" entre lo que la Unión Europea "puede ofrecer" y el número de categorías de hortalizas que podrán optar a las ayudas.

Los pepinos, tomates y lechugas son los alimentos más afectados por la caída de las ventas y se estudiará la inclusión de otras hortalizas como el calabacín, el pimiento y las zanahorias, según fuentes comunitarias, que matizaron que no sólo influirá el nivel de pérdidas de ese subsector, sino también las posibilidades de almacenamiento y conservación del producto.

"La propuesta será equilibrada teniendo en cuenta el presupuesto y el nivel de pérdidas, pero será de manera unitaria porque éste es un mercado único", ha señalado en la rueda de prensa final el comisario de Agricultura. También ha alertado del riesgo de "sobre compensar" a determinados agricultores, para descartar compensaciones del 100% de las pérdidas como reclaman España, Francia y otros, y ha apuntado que el dinero comunitario "es dinero público y hay que asegurarse de que se justifica" su gasto.

"No creo que el presupuesto permita llegar al 100%", ha insistido Ciolos, que ha recordado que los agricultores inscritos en organizaciones agrarias pueden optar a otras ayudas en el marco de los instrumentos previstos. El dinero comunitario es dinero púbico y hay que justificar su gasto

Con la propuesta inicial, limitando el fondo a 150 millones de euros, el Ejecutivo comunitario calculaba poder ofrecer una ayuda de 14 céntimos por kilo para los productores de pepino en España. Este monto será la única compensación europea para un agricultor independiente, pero se podrá sumar a otros 18 céntimos por kilo que permite la Política Agraria Común (PAC) para los agricultores integrados en asociaciones de productores (un 32% en España), en el marco de los apoyos a la retirada de producto del mercado que son cofinanciados por la UE.

Una vez que el comisario de Agricultura presente su oferta mejorada, previsiblemente este miércoles, y cuente con el visto bueno del resto del colegio de comisarios, la decisión formal para crear el fondo específico de compensación la tendrán que tomar los 27 en una reunión en Bruselas a nivel de expertos el próximo martes, según ha anunciado el propio comisario. El objetivo es desbloquear las ayudas "lo más rápido" posible.

Por otro lado, el comisario Ciolos ha dado orden a su departamento para "acelerar" los procesos de selección de proyectos de promoción y comunicación de productos hortofrutícolas con el objetivo de que "de aquí a otoño" se puedan poner en marcha, tal y como reclama España, campañas de promoción "a nivel europeo" para mejorar la imagen de las frutas y hortalizas golpeadas por esta crisis y recuperar la confianza de los consumidores.