Mladic no se declara ni culpable ni inocente de los cargos en su primer día en La Haya

  • Ha pedido tiempo, más de un mes, antes de declararse culpable o inocente.
  • Su próxima comparecencia será el próximo 4 de julio a las 10.00 horas.
  • Mladic ha tenido ocasión de conocer los cargos contra él, entre ellos el de genocidio.
  • Ha calificado como "monstruosas" las palabras del Tribunal.
  • Asegura estar "extremadamente enfermo" y haber sufrido depresión.
Ratko Mladic, en La Haya.
Ratko Mladic, en La Haya.
Martin Meissner / REUTERS

El exgeneral serbobosnio Ratko Mladic se ha enfrentado este viernes a su primera audiencia ante los jueces del Tribunal Penal para la ex Yugoslavia, en la que ha renunciado a su derecho a la lectura de la totalidad del acta de acusación y únicamente se ha leído un resumen de los cargos: crímenes de guerra, lesa humanidad y genocidio.

Mladic ha indicado que necesita tiempo para poder decidir si se declara culpable o inocente y la vista ha quedado pospuesta hasta el próximo 4 de julio a las 10.00 horas, con lo que tendrá un mes para decidir su declaración.

Disponía de tres opciones: declararse culpable, declararse inocente o no pronunciarse al respecto. Finalmente ha decidido optar por esta última para, de este modo, contar con un mes más de tiempo para preparar su defensa.

Además, tras haberse leído en voz alta las acusaciones contra él, Mladic ha negado con la cabeza cuando precisaban sus cargos de genocidio de Srebrenica y ha lamentado "las palabras mostruosas" del Tribunal.

Ha indicado que no necesita que le cojan de los brazos y que le ayuden a caminar como a un ciego y que él únicamente ha trabajado para defender a su país y a su pueblo y que espera poder seguir viviendo para disfrutar de su libertad.

Con un aspecto envejecido, ataviado a su llegada con una gorra, el exlíder militar, de 69 años, se sentó en el banquillo de los acusados escoltado por dos agentes del Tribunal. "Soy el general Mladic", han sido sus primeras palabras ante el juez holandés Alphons Orie, con voz tranquila y vestido con chaqueta, camisa y corbatas oscuras.

"Defendí a mi país y no maté ni a croatas ni a musulmanes (...) quiero vivir para ver que soy un hombre libre y estoy defendiendo a mi país y a mi gente y no a Ratko Mladic", declaró casi al final de la audiencia.

Su carácter de militar acostumbrado a mandar también salió a relucir cuando denunció que le "irrita ser ayudado para andar como si fuese un ciego", por lo que exigió ser asistido únicamente cuando lo solicite.

"Soy el general Mladic y todo el mundo sabe quién soy", clamó en la sala con una actitud altanera que eclipsó por un momento la del exgeneral envejecido incapaz de afrontar el volumen de información presentado por la Fiscalía.

Ha declarado con rostro severo que es "un hombre extremadamente enfermo" y ha reconocido que ha sufrido depresión, por lo que ha pedido paciencia a los jueces.

"He escuchado esto que se ha leído y necesito tiempo (...) he estado en la enfermería de la prisión y he recibido unos 3.000 documentos de los que no he leído nada ni he firmado nada".

De quince a once cargos

En la primera intervención, Mladic ha sido defendido por el abogado serbio Aleksander Aleksic.

El fiscal jefe del tribunal, el belga Serge Brammertz, ha leído el acta de acusación a Mladic, unos cargos que se han reducido desde su arresto de quince a once y que incluyen el delito de genocidio por la matanza de Srebrenica y el crimen de guerra por el asedio a Sarajevo, en el que murieron más de 10.000 personas .

En su primera declaración, los jueces podrán observar el estado físico de Mladic, quien, según afirmó uno de sus abogados en Belgrado padece cáncer.

"Está enfermo desde hace mucho tiempo", declaró el jueves Milos Saljic, letrado del ex general serbobosnio al diario Press.

Saljic explicó que el acusado del genocidio de Srebrenica "está calvo y tiene la piel enrojecida a causa de la quimioterapia".

Dudas sobre su estado de salud

Sin embargo, tanto el Instituto Serbio de Oncología como el Hospital militar de Belgrado, los principales centros de tratamiento de cáncer en Serbia, han negado que Mladic fuese su paciente en 2009.

La familia de Mladic intentó aplazar su extradición a La Haya alegando su mal estado de la salud por un derrame cerebral que sufrió en hace años y varias enfermedades crónicas que padece.

Ratko Mladic fue detenido en Belgrado por la Policía serbia hace una semana y trasladado a La Haya el pasado martes, donde permanece recluido en la prisión de Scheveningen, en una zona residencial cercana a la corte.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento