Consumo de tabaco
Un hombre apaga un cigarrillo en un cenicero. Jagadeesh / EFE

El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad ha desmentido en un comunicado que haya propuesto al Ministerio de Economía y Hacienda incrementar el precio de venta del tabaco en España hasta igualar el precio de otros países europeos.

Horas antes Rosa Ramírez, la subdirectora de Promoción y Epidemiología del Departamento que dirige Leire Pajín, en una rueda de prensa con motivo del Día Mundial sin Tabaco, aseguraba que el Ministerio creía firmemente que aún "quedaba mucho camino por recorrer" en el precio de los cigarrillos y en "la necesidad de seguir subiendo las tasas" sobre el tabaco.

Este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha querido aprovechar la conmemoración para reflexionar sobre su Convenio Marco para el control del Tabaco, que ya han suscrito 170 Estados, y que constituye un "instrumento básico" para ayudar a los países a elaborar las políticas públicas de lucha contra el tabaquismo, ha señalado Ramírez. Tanto el presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso, Gaspar Llamazares, como el presidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), Francisco Rodríguez Lozano, han coincidido en subrayar que, gracias a la nueva ley, España ha pasado de ser el modelo de las tabaqueras al modelo de la OMS.

Tabaquismo juvenil

La representante del Ministerio ha considerado que la lucha contra el tabaquismo "no es una carrera de velocidad sino de obstáculos" y se ha mostrado a favor de poner en marcha políticas "cada vez más proactivas" dirigidas a evitar que los jóvenes se incorporen al consumo del tabaco. En este aspecto, Ramírez ha abogado por la subida del precio de los cigarrillos, ya que en España "es mucho más barato" que en otros países europeos -donde la cajetilla cuesta 7 ó 8 euros-, lo que hace que "seamos suministradores de tabaco".

Nadie empieza a fumar a partir de los 30 años El precio del tabaco disuade a los jóvenes de iniciarse en el hábito del tabaco, por lo que es un elemento "fundamental" en la lucha contra este consumo. "Nadie empieza a fumar a partir de los 30 años", ha precisado el presidente del CNPT, quien ha considerado "escandaloso" que la edad de inicio en España se sitúe entre los 13 y 14 años. El diputado de IU ha valorado la nueva normativa antitabaco y ha asegurado que "hemos pasado de un suspenso a un notable en la política española de prevención del tabaquismo", aunque "todavía queda tarea por hacer" para cumplir totalmente el convenio marco de la OMS.

En este sentido, el CNPT considera que España ha adoptado el 60% de las recomendaciones de ese acuerdo en la nueva ley, que es "más lógica y más racional" que la anterior y ha reparado una injusticia histórica con los trabajadores de la hostelería, cuya exposición al tabaco hace que aumenten un 50% sus posibilidades de padecer un cáncer. El tabaco es la principal causa evitable de muerte y se estima que más de 55.000 personas en España morirán a causa del consumo de tabaco, de ellos, entre 2.000 y 3.000 por la exposición al humo de los cigarrillos (fumadores pasivos).

La edad de inicio en España se sitúe entre los 13 y 14 años "Por si no fuera suficiente hablar de vidas", Llamazares ha puesto de relieve los efectos económicos del consumo de tabaco, que se cifran entre 16.000 y 17.000 millones de euros, casi el doble de lo que el Gobierno recauda en impuestos. Estos datos, según Llamazares, "rompen el mito" del Estado que se beneficia del consumo del tabaco de sus ciudadanos, pues "los que se benefician en exclusiva son la tabaqueras".

El presidente de la Comisión de Sanidad ha recordado que más de cincuenta sustancias de los cigarrillos son cancerígenas y no existe un control sobre ellas por parte de la UE. "No es presentable que estemos persiguiendo al pepino y, sin embargo, estemos manteniendo esos cincuenta productos cancerígenos, con la bendición del conjunto del mercado", ha concluido Llamazares.