Christine Lagarde
La ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, participa en una reunión. Ian Langsdon/ EFE

La ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, favorita a ocupar la jefatura del Fondo Monetario Internacional (FMI), ha confirmado este miércoles su candidatura para liderar el organismo después de que los países de la Unión Europea hayan logrado un acuerdo a este respecto, han avanzado este martes fuentes diplomáticas.

Lagarde ha presentado su candidatura en una rueda de prensa en la que ha apuntado que ha decidido postularse "después de una reflexión madura" y de haber recibido el apoyo del presidente francés, Nicolas Sarkozy, y del primer ministro, François Fillon.

Además ha indicado que de ser elegida aportaría al FMI todo su experiencia "como abogada, dirigente empresarial y ministra", y dijo que desempeñaría el cargo con entusiasmo y dedicación.

Asegura que el apoyo recibido por parte de diferentes países le ha impulsado a dar el paso La ministra, de 55 años, indicó que acepta este "inmenso desafío" con humildad, esperando conseguir el mayor consenso posible, y recalcó que el apoyo recibido por parte de diferentes países "le ha impulsado a dar este paso".

Lagarde añadió que la institución "no es propiedad de nadie, salvo de sus 187 países miembros, de los cuales cada uno tiene expectativas legítimas", razón por la cual estará a disposición de todos los miembros en las próximas semanas para presentarles su proyecto y darle al FMI "una nueva ambición".

Acusada de abusar de su autoridad

La Fiscalía pidió la apertura de un procedimiento el pasado 10 de mayo, al considerar que Lagarde pudo cometer abuso de autoridad en la fijación de la indemnización al empresario francés Bernard Tapie en 240 millones de euros por la venta de Adidas en 1993.

La ministra hizo hincapié en que aunque la investigación vaya más lejos, mantendrá su candidatura porque tiene la conciencia tranquila y a su juicio siempre ha actuado "de cara al interés del Estado y del interés de la ley".

Lagarde dijo que no se presenta ni como "candidata del eurogrupo, ni europea, ni francesa", sino como una persona a disposición de ese organismo, y subrayó que aunque no espera que su condición de europea le suponga una ventaja, no desea tampoco que ello implique una desventaja.

Por la parte europea, hemos logrado un consenso

Christine Lagarde aparece como la candidata favorita a ocupar el puesto de director gerente del FMI después de que varios países europeos como Alemania, España y Países Bajos hayan mostrado su voluntad de colocar a un europeo al frente de la institución, postura a la que recientemente también se han sumado Reino Unido e Irlanda.

La candidatura de la ministra gala cuenta también con el respaldo de China, según ha revelado este martes el ministro galo de Presupuesto y portavoz del Gobierno, François Baroin.

Lagarde sucedería en el cargo de director general del FMI a su compatriota Dominique Strauss-Kahn, detenido en Nueva York después de que supuestamente asaltase a la empleada de un hotel.

"Pleno" apoyo de la CE

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha expresado su "pleno" apoyo a la candidatura de Lagarde para dirigir el Fondo Monetario Internacional.

"Apoyo plenamente la candidatura de la señora Christine Lagarde para el cargo de directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI)", ha afirmado en un comunicado.

Críticas del bloque BRIC

Sin embargo, el respaldo de China no parece tan claro en vista de un comunicado difundido por el grupo de los BRIC -Brasil, China, India, Sudáfrica y Rusia- y en el que se advierte de que el sucesor de Strauss-Kahn no tiene por qué ser europeo.

Los BRIC aboga por abandonar "el obsoleto acuerdo no escrito" por el que el director debe ser europeoEn este sentido, a través de una nota conjunta, han abogado por "abandonar el obsoleto acuerdo no escrito que requiere que el jefe del FMI sea necesariamente de Europa", al tiempo que han defendido un proceso de selección "plenamente transparente, basado en méritos y competitivo".

"Estamos preocupados por las declaraciones públicas hechas recientemente por altas autoridades europeas sobre que el puesto de director gerente debería seguir ocupado por un europeo", añade el comunicado, que recuerda unas declaraciones de 2007 del presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Junker, en las que este adelantó que el próximo líder del del FMI "ciertamente no será europeo".

Los BRIC reclaman una mayor presencia de los países emergentes en el escenario económico mundial, lo que pasa, a su juicio, por "reformar las instituciones financieras". Del nuevo director, estas economías esperan que sea una persona cualificada y comprometida con un proceso "de cambio y reforma" para adaptar el organismo "a las nuevas realidades de la economía mundial".