Los vecinos de Sagrada Familia ya han recogido en 15 días 550 firmas contra el aparcamiento subterráneo para autocares y coches que el Ajuntament de Barcelona tiene previsto construir en la plaza Gaudí.

Este parking, según los vecinos, no solucionará la situación de colapso circulatorio que se vive a menudo en torno al templo de la Sagrada Família y «destruirá» la configuración actual de la plaza diseñada por el arquitecto menorquín Nicolau Maria Rubió i Tudurí.

Entre 100 y 150 autocares

Dos millones de turistas al año visitan la Sagrada Família. Llegan hasta la misma entrada del templo con entre 100 y 150 autocares. Según el presidente de la Associació de Veïns de Sagrada Família, Manel Ruiz, las 16 plazas que contempla el futuro aparcamiento municipal «no solucionarán el problema y consolidarán la llegada de autocares al centro del barrio». Además, asegura que sus 260 plazas para coches harán de «polo de atracción» para el desplazamiento en vehículo.

Plaza de les Glòries

Los vecinos proponen como alternativa habilitar algún lugar de la cercana plaza de las Glòries, ahora que se va a remodelar, o de la plaza de la Hispanitat y trasladar a los turistas hasta el templo con autocares lanzadera.

Consideran que es una solución lógica para evitar un aumento del elevado tráfico que ya soporta el barrio. Asimismo, se respetará la obra póstuma del pasajista Rubió i Tudurí y la mejor arboleda de la plaza.

El proyecto del Ajuntament

El Ajuntament de Barcelona contempla la construcción de un aparcamiento subterráneo de tres plantas con 16 plazas para autocares y 260 para coches. El parking, según el proyecto, sería de planta rectangular y estaría situado entre el lago de la plaza y los edificios que dan a la calle Lepant, entre las calles Mallorca y Provença.