José Luis Rodríguez Zapatero
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con el ministro de Presidencia Ramón Jáuregui, el martes en el Senado. EFE

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha admitido este miércoles que, como demócrata, le habría gustado que Osama bin Laden hubiera respondido ante la justicia como todo terrorista, pero ha considerado muy probable que él mismo haya buscado su muerte, dada su "sanguinaria trayectoria".

Zapatero ha justificado con estas palabras en el pleno del Congreso su felicitación a EE UU por la muerte de Bin Laden después de que el diputado de IU, Gaspar Llamazares, la calificara de "asesinato extrajudicial" y "terrorismo de Estado".

El jefe del Ejecutivo ha defendido también la presencia de las tropas españolas en Afganistán para garantizar la paz y el futuro democrático del país y ha reiterado que se retirarán cuando se transfiera la seguridad a la policía y el ejército afgano en el marco del plan diseñado por la OTAN. Zapatero ha defendido la misión española en Afganistán de donde espera poder retirarse cuanto antes

"Espero como usted que eso sea cuanto antes", ha señalado a Llamazares.

Zapatero ha destacado que la opinión del diputado de IU sobre la muerte de Bin Laden es "bastante minoritaria" y ha recordado que la comunidad internacional ha valorado de forma prácticamente unánime la muerte de Bin Laden porque "favorece la seguridad y la lucha contra el terrorismo".

En su opinión, es "bastante entendible" que "uno de los criminales más sádicos de la historia" haya muerto en una operación de la naturaleza de la llevada a cabo por las fuerzas estadounidenses.

"Es muy probable que el destino de Bin Laden sea un destino buscado por él mismo después de su sanguinaria trayectoria", ha subrayado.

Pero no ha convencido a Llamazares: "No le reconozco", le ha dicho el diputado de IU, "el fin no justifica los medios y el terrorismo de Estado no es forma legítima de lucha contra el terrorismo".

Sólo ha coincidido con el presidente del Gobierno en mostrar su solidaridad a las víctimas del 11-S y del 11-M ("el monopolio de las víctimas no lo tiene el imperio", ha dicho") y en ratificar su compromiso en la lucha internacional contra el terrorismo, "pero dentro de la legalidad".

A su juicio, la operación contra Bin Laden se ha realizado "al margen de la legalidad internacional, de la mínima moral y de cualquier estrategia en la lucha antiterrorista".

Llamazares no tiene claro que se esté más cerca del fin de Al Qaeda, pero, a su entender, lo que es seguro es que "ha disminuido la altura moral" de los que combaten esa red terrorista. No se puede asesinar premeditadamente aunque sea a un terrorista

"Señor presidente, No se puede asesinar premeditadamente aunque sea a un terrorista; no se puede violar el territorio de un país aunque sea para buscar a un terrorista; no se puede eliminar pruebas; no se puede ejercer el escarnio con el cuerpo del terrorista eliminado, nada de eso tiene que ver con la moral", ha recalcado.

Muerto Bin Laden a manos de EEUU, ha vuelto a cuestionar también la presencia de soldados españoles en Afganistán porque, ha recordado, estaban allí para buscar al terrorista y colaborar en una estrategia.