Rosas y libros en un Sant Jordi que vence a la lluvia y a la Semana SantaRosas y libros en un Sant Jordi que vence a la lluvia y a la Semana Santa

  • Este sábado, Día del Libro, los escritores Paul Preston, Maruja Torres y Xavier Sardà firmaron en Barcelona ejemplares de sus obras.
  • El presidente de la Generalitat, Artur Mas, evitó pronunciarse sobre la actualidad política en la tradicional recepción de Sant Jordi.
  • Los libros de Albert Espinosa y de Stepháne Hassel fueron los más vendidos.
El presidente catalán, Artur Mas, protagonizó su primer Sant Jordi como jefe del ejecutivo con una austera recepción en el Palau de la Generalitat.
El presidente catalán, Artur Mas, protagonizó su primer Sant Jordi como jefe del ejecutivo con una austera recepción en el Palau de la Generalitat.
Toni Albir / EFE

Llovió de madrugada en parte del territorio catalán. Y, aunque amaneció nublado, el sol se acabó imponiendo, especialmente en Barcelona. En un Sant Jordi en plena Semana Santa, las calles de la capital se llenaron desde primeras horas y riadas humanas se hicieron con un libro y una rosa.

Tras días y días escribiendo que la celebración de Sant Jordi, patrón de Cataluña, en sábado y en plenas vacaciones de Semana Santa, convertía la jornada en algo totalmente atípico, se ha demostrado, como decía este mediodía un editor, que la fiesta literaria "está a prueba de bombas", y nada ha impedido que la gente haya salido y haya cumplido, una vez más, con el viejo ritual.

Personas de todas las edades paseaban por las principales vías del centro de la ciudad, mientras los escritores afilaban sus plumas para firmar sus obras y los vendedores de rosas de las esquinas advertían a voz en grito que tenían los mejores y más olorosos ejemplares, a solo tres euros la pieza.

Inició tradicional

El Día del Libro más "santo", que coincide este año con la Semana Santa, arrancó en Barcelona, como cada año, con el tradicional desayuno y foto de familia de gran parte de los escritores que este sábado firmarán ejemplares de sus libros en contacto directo con sus lectores.

Ese encuentro, convertido ya, después de 12 ediciones, en una reunión de escritores con editores y periodistas, ha congregado en el vestíbulo del céntrico hotel Regina a unos 60 autores.

Entre los escritores presentes en esta primera cita conjunta del día figuraban Luis Racionero, Cristina Morató, Carme Riera, Paul Preston, Maruja Torres, Juan Eslava Galán, Esteban Martín, Natjat el Hachtmi, Jordi Sierra Fabra, Ramon Solsona, Martí Gironell, Alicia Giménez Bartlett, Emili Teixidor, Xavier Sardà, Vicenç Villatoro o Silvia Alcántara.

El único político en activo que firmará este sábado, el conseller de Cultura, Ferran Mascarell, se mostraba "esperanzado" ante el cambio meteorológico, en una jornada que "al coincidir con la Semana Santa será un Sant Jordi más repartido por Cataluña de lo habitual".

Mascarell ha asegurado que ha visto ya a los libreros "entusiasmados" de cara al año que viene, cuando "el 23 de abril coincidirá con un lunes".

Actos oficiales

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, deseó que el espíritu de unión de la Diada de Sant Jordi se traslade al ámbito político en defensa de los intereses de Catalunya.

En declaraciones en la tradicional recepción de Sant Jordi en el Palau de la Generalitat este sábado, este año marcada por la austeridad, evitó pronunciarse sobre la actualidad política, a pocos días de la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera y con la polémica de los 1.450 millones de euros del fondo de competitividad que la Generalitat reclama al Estado.

"De la misma forma que el día de Sant Jordi es un día que une el pueblo catalán en torno a buenas virtudes y actitudes, espero que este buen espíritu en los próximos días y meses, aunque haya elecciones, se afiance y se sea capaz de hacer cosas todos juntos en defensa de Catalunya", declaró.

Además de desear una buena Diada a todos los catalanes que se caracterice por la convivencia y el civismo, ha subrayado que también se celebra el Día de la Solidaridad con el pueblo japonés tras el terremoto que sufrió, al recordar la buena relación que mantienen Catalunya y Japón.

Por ello, ha querido resaltar las similitudes que hay entre el pueblo catalán y japonés porque, a su juicio, ambos han vivido vicisitudes y, por su tenacidad, han sido capaces de afrontarlas y superarlas.

En esta ocasión, Mas ha augurado que el país nipón "renacerá" de nuevo de las consecuencias de la tragedia.

El presidente de la Generalitat también ha deseado que se vendan muchas rosas y libros, aunque de momento aún no ha regalado ninguno.

Los autores presentes en Barcelona

Ramon Solsona, que con su L'home de la maleta se situará entre los más vendidos, ha recordado que "tenga novedad o no, como buen barcelonés" siempre le gusta pasear por la ciudad en Sant Jordi y comentó: "en mis conversaciones con los libreros los he visto más preocupados por la meteorología que por el calendario".

La autora de La casa cantonera, Silvia Alcántara, se mostró optimista por el éxito del día y señaló que Sant Jordi es la "continuidad" de los actos de promoción de sus obras, con los clubes de lectura y las presentaciones. "Es un contacto con el lector que siempre me ha gustado".

Al contrario, Alicia Giménez Bartlett, dijo que "es grata" la experiencia de tener un contacto con el lector, al que siempre trata de mirar a los ojos.

El televisivo y mediático Xavier Sardà ha reconocido que este sábado "es un día para divertirse": "Mi obligación en la época en que estoy de mi vida, es divertirme" y ha añadido que "Sant Jordi debería caer en un día laborable por decreto".

Vicenç Villatoro fue más lejos cuando dijo que "este Sant Jordi de Semana Santa igual no sirve para vender más libros, pero sí para vender Sant Jordi fuera de Cataluña y de España".

En sintonía con esa idea internacional del Día del Libro, el británico Paul Preston declaró que con su último libro, El holocausto español, pretende "acelerar la reconciliación de los españoles".

Otro de los fenómenos literarios de las últimas semanas, Natjat el Hachtmi, con La cazadora de cuerpos, ha apuntado que está "muy ilusionada de poder compartir con el lector breves momentos en relación" con su obra.

Desde Londres, la autora Eugenia Rico trajo la idea de "liberar" una veintena de ejemplares de su novela Aunque seamos malditas en un "bookcrossing" especial Sant Jordi.

Albert Espinosa y Stéphane Hessel, vencedores

El barcelonés Albert Espinosa y el francés Stéphane Hessel se convirtieron en los autores "vencedores" de este Sant Jordi atípico coincidente con la Semana Santa, al haber sido sus libros los más vendidos de la jornada, ha informado el Gremio de Libreros.

El fenómeno Albert Espinosa, que llegaba al Día del Libro con el éxito de su actual serie televisiva, actualmente en antena en TV3, "Polseres vermelles" (pulseras rojas), se ha confirmado al convertirse su última novela, Si tú me dices ven, lo dejo todo.. pero dime ven, en el libro de ficción más vendido, tanto en catalán como en castellano.

El nonagenario escritor francés Stéphane Hessel ha copado, por su parte, el primer puesto de las ventas de no ficción, también en las dos lenguas, con su manifiesto Indignáos.

El Gremio de Libreros ha calificado de "positiva" la jornada de Sant Jordi, a pesar de la fecha festiva y de la lluvia caída, y espera poder situar la facturación en unos 19 millones de euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento