Un juez obliga a un joven 'ni-ni', que demandó a sus padres, a abandonar su hogar en un mes

  • Los padres deberán pasarle una pensión de 200 euros durante dos años para ayudarle en su emancipación.
  • El joven, de 25 años, demandó a sus padres porque quería una paga mensual de 400 euros.
Un joven, sentado sobre su maleta en un aeropuerto.
Un joven, sentado sobre su maleta en un aeropuerto.
Arno Burgi / EFE

Tiene 25 años. No estudia (aunque está matriculado en Derecho) ni trabaja, es lo que se conoce como un joven 'ni-ni'. Sus padres lo mantienen y le pagan la letra del coche; pero les demandó porque quería una paga mensual de 400 euros. El juez malagueño que ha juzgado el caso acaba de fallar en su contra y le da un plazo de 30 días para que abandone el hogar familiar, según publica lasprovincias.es.

La sentencia del Juzgado de Familia número 5 explica que el joven tiene  habilidades suficientes para trabajar. Además, el chico tiene conocimientos sobre inversión en Bolsa, por lo que cuenta con más posibilidades que otros para establecerse por su cuenta y ser independiente. El joven no lo creía así cuando demandó a sus padres porque quería un aumento de su asignación mensual y estos se negaron. La convivencia en la familia se había visto muy deteriorada debido a los continuos conflictos con este hijo que, maltrataba psicológicamente e insultaba a sus padres, como ha quedado demostrado durante el juicio gracias al testimonio de otro de los hijos de la pareja.

El juez ha rechazado las reclamaciones del joven y le ha recriminado su comportamiento " insostenible que los padres no están obligados a soportar"; aunque para ayudarle en su proceso de emancipación ha establecido que sus padres le paguen durante dos años una asignación de 200 euros mensuales.

El joven tiene un mes para buscarse un alojamiento y tomar conciencia de que a partir de ahora deberá ser autónomo e independiente.

Padres ante el juez

No es la primera vez que un joven demanda a sus padres porque cree que su paga es insuficiente. Una joven universitaria de Lugo demandó a sus padres el pasado verano porque quería recibir 800 euros al mes, en lugar de los 600 que le daban y que, según ella, no eran suficientes para cubrir sus necesidades. El juez rechazó su caso.

En 2007, un joven sevillano de 22 años también llevó hasta los tribunales a sus padres que se negaron a subirle la paga. El chico, que vivía en el hogar familiar,  recibía 150 euros mensuales a pesar de que su padre estaba en el paro y cobraba un subsidio de 700 euros.

En esa ocasión también el juez falló en contra del demandante argumentando que el chico recibía una cantidad "proporcional y generosa para cumplir las necesidades indispensables", teniendo en cuenta los ingresos de la familia, aunque recogía la obligación de los padres de pagarle la matrícula en la Universidad y de sufragar con 150 euros anuales la compra de libros y material escolar.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento