El presidente de Cuba, Raúl Castro, ha sido elegido este martes primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC, único), el máximo cargo de la organización, sustituyendo a su hermano Fidel, que cedió el poder en 2006 por una enfermedad y que ocupó ese puesto desde la fundación del partido en 1965.

Raúl conocía que yo no aceptaría cargo alguno en el Partido En presencia de Fidel, que acudió a la clausura del VI Congreso del PCC, Raúl Castro recibió los aplausos del pleno tras hacerse pública la designación por parte del Comité Central de la organización. Poco antes, Fidel Castro renunciaba a la dirección del partido y aseguraba que no deseaba ocupar en él cargo alguno. "Raúl conocía que yo no aceptaría cargo alguno en el Partido", ha afirmado.

Larga ovación a Fidel

Fidel Castro, de 84 años, fue recibido con una larga ovación y vivas por los mil delegados asistentes al congreso. Vestido con su ya habitual chaqueta deportiva, Castro entró caminando con cierta dificultad y acompañado de un asistente al plenario del Palacio de Convenciones de La Habana, donde se sentó junto a Raúl Castro en el lugar que habitualmente ocupaba.

Tras sonar el himno cubano, se dio lectura a un mensaje enviado al Congreso por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien celebró la realización del cónclave y la conmemoración este martes del 50 aniversario de la victoria cubana de Playa Girón.

El nuevo equipo de Castro

Raúl Castro se dirigió al plenario para anunciar que ha quedado elegido como segundo secretario del PCC el primer vicepresidente de Cuba, José Ramón Machado Ventura. El ya primer secretario de los comunistas cubanos dio a conocer al nuevo buró político integrado por quince miembros -cuatro menos que el anterior- de los que doce repiten y se incorporan tres nuevos responsables.

Mi misión principal será no permitir jamás el regreso del régimen capitalista Los miembros que se mantienen en el buró político son Ramiro Valdés, Abelardo Colomé, Ricardo Alarcón, Julio Casas Regueiro, Leopoldo Cinta Frías, Ramón Espinosa, Esteban Lazo, Miguel Díaz Canel, Álvaro López y Salvador Valdés, además de Raúl Castro y Machado. Las nuevas incorporaciones al buró político son Marino Murillo, vicepresidente del Gobierno, Adel Izquierdo (ministro de Economía) y Mercedes López (primera secretaria del PCC en La Habana).

Tras ser elegido como primer secretario del PCC, Raúl Castro ha afirmado que asume "su última tarea" con el compromiso de defender el socialismo y "no permitir jamás el regreso del régimen capitalista" a su país.

"Asumo mi última tarea con la firme convicción y compromiso de honor de que el primer secretario del comité central del Partido Comunista de Cuba tiene como misión principal y sentido de su vida defender, preservar y proseguir perfeccionando el socialismo y no permitir jamás el regreso del régimen capitalista", dijo Raúl Castro en el discurso con el que se clausuró el VI Congreso del PCC.

Reacción de la oposición

Mientras, varios grupos del exilio cubano en Miami (Florida) coincidieron en que tanto la renuncia de Fidel Castro a la dirección del Partido Comunista Cubano (PCC) como el plan de reformas económicas aprobada por esta formación no es más que un mero "cambio de forma", pero "no de fondo". Se trata de dos episodios que "no cambian para nada la vida de los cubanos", a los que se les niega el derecho al "enriquecimiento personal", es decir, el "enriquecimiento personal" al que sí tienen acceso los miembros de la cúpula del Partido, dijo Omar López, director de la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA).

En opinión de López, simplemente se "ha formalizado algo que ya estaba sucediendo", como es la entrega de licencias para, entre otros oficios, poder "vender aguacates, rellenar fosforeras o ejercer de costurero". Lo cierto, prosiguió, es que los cubanos "no tienen derecho a ser dueños de una empresa ni a invertir en bienes raíces o poder comprar casas y alquilarlas" para su propio beneficio.