Oro bruto
Oro bruto ARCHIVO

El oro es un metal que está cada vez "más de moda" entre la comunidad química, ya que se ha demostrado que es una buena herramienta para facilitar la transformación de componentes extraídos de la naturaleza en moléculas artificiales, las cuales sirven de base para el desarrollo de los medicamentos. Así lo ha declarado Antonio Echavarren, del Instituto Catalán de Investigación Química (ICIQ) de Tarragona, quien esta semana ha participado en Madrid en un simposio organizado por la Fundación Lilly, que ha reunido a más de 500 expertos en el marco del Año Internacional de la Química.

Uno de los temas tratados en estas jornadas ha sido la "química del oro". Según ha relatado Echavarren, no fue hasta 2004 cuando la comunidad científica comenzó a descubrir que el oro resultaba fundamental para activar moléculas de una manera nueva y con alta eficacia. Este preciado metal puede servir para fabricar moléculas que pueden terminar en fármacos.

Un gran avance lo encontramos cuando no cuenta que su grupo de investigación ha usado este metal para sintetizar artificialmente la englerina A, una molécula extraída de un árbol africano de la que ya se ha demostrado in vitro su efectividad contra el cáncer de riñón. Echavarren ha relatado que en el laboratorio su equipo ha logrado sintetizar esta molécula, es decir, copiarla artificialmente.

"Ahora estamos haciendo análogos para mejorar las propiedades terapéuticas y ver si podemos desarrollar con ello un medicamento", ha manifestado este investigador, quien ha indicado que cinco grupos de investigación se han dedicado a la síntesis de la citada molécula y de ellos dos utilizaron oro, consiguiendo los mejores resultados."Será una de las químicas catalíticas del futuro inmediato"

Echavarren ha afirmado que "será una de las químicas catalíticas del futuro inmediato". Hay muchas moléculas, ha apuntado, que "han cambiado el mundo", como las de los antibióticos o los antitumorales, y ha recordado que la aspirina es uno de los primeros fármacos artificiales inspirado en un producto natural, aislado del sauce.

Respecto al futuro, uno de los retos de la industria farmacéutica es el desarrollo de moléculas concretas para tipos de enfermedades personalizadas, porque genéticamente los pacientes son distintos, lo que "obligará a utilizar métodos más sofisticados para sintetizar las moléculas", según se ha concluido en el citado simposio.

En el simposio, que ha contado con la participación de Ei-Ichi Negishi, premio Nobel de química en 2010 , se ha galardonado al profesor José Barluenga, de la Universidad de Oviedo, el químico español más destacado en el desarrollo de nuevas reacciones organometálicas.