Ryanair reconoce que cobrar por imprimir la tarjeta de embarque es una penalización al pasajero

  • La aerolínea irlandesa afirma que "cuesta creer" que las personas que disponen de medios informáticos "no encuentren una impresora".
  • Dicen que el cobro de 40 euros no es "desorbitado" o "desproporcionado".
  • El demandante considera que esta práctica supone un enriquecimiento injusto.
Aviones de la compañía irlandesa Ryanair.
Aviones de la compañía irlandesa Ryanair.
EFE

Ryanair ha reconocido que cobrar 40 euros por imprimir la tarjeta de embarque en los aeropuertos es una penalización al pasajero que utiliza para disuadir a aquellos que se niegan a utilizar la facturación 'online', según el recurso de apelación de la aerolínea a la sentencia que declaró abusiva esta práctica.

La compañía defiende que para desarrollar su negocio 'low cost' "era necesario establecer una penalidad para disuadir a aquellos que se negasen a utilizar la facturación online", según afirma en su escrito enviado al Juzgado de lo Mercantil número 1 de Barcelona.

Ryanair añade que la práctica "habitual" de entregar las tarjetas de embarque por parte de las demás compañías aéreas es una "conducta de otros tiempos" que provoca "colas y agobios" en el aeropuerto. Además, afirma que "cuesta creer" que las personas que disponen de medios informáticos "no encuentren una impresora".

La compañía irlandesa considera que el cobro de 40 euros no es un coste "desorbitado" ni "desproporcionado" en relación al precio del billete y que tiene un "carácter disuasorio" con el que han conseguido que el 99% de sus pasajeros facturen en su casa.

Así, Ryanair defiende que esta cláusula no supone un abuso ni un desequilibrio entre las partes, y que está avalada por el artículo 1152 del Código Civil, que permite establecer cláusulas penales para reforzar el cumplimiento contractual, y por la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios.

La compañía considera que el artículo 3.1 del Convenio de Montreal de 1999, al que se acoge la sentencia, entre otros reglamentos de navegación aérea, obliga a las aerolíneas a "expedir" las tarjetas de embarque, "un término que no implica necesariamente imprimir un documento".

Enriquecimiento injusto

Por su parte, el demandante considera que el cobro por imprimir la tarjeta supone un "enriquecimiento injusto" por parte de Ryanair, que genera "millones de euros" anualmente con una práctica "abusiva" que no utilizan las demás compañías, según el escrito de contestación al recurso.

El demandante, el abogado y responsable de la web retrasos.net, Dan Miró, considera que para beneficiar "de verdad" al pasajero la compañía irlandesa debe "subir el precio de los billetes y competir en el mercado con las mismas condiciones que lo hace el resto de aerolíneas".

En el escrito, el abogado recuerda que el viajero de Ryanair que olvide o extravíe la tarjeta de embarque "no tendrá más remedio que pagar 40 euros", porque la compañía "impone que 4 horas antes de la salida del vuelo ya no puede obtener la tarjeta en el aeropuerto" sin pagar. La Audiencia Provincial de Barcelona resolverá en los próximos meses el recurso de apelación de la compañía.

La sentencia concluyó que las aerolíneas "están obligadas a expedir" un billete al pasajero, según establece el Convenio de Montreal, el Reglamento 261/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo de 11 de febrero de 2004 por el que se establecen las normas comunes sobre compensación y asistencia a pasajeros en caso de denegación de embarque, y la Ley española de navegación aérea de 1960.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento