Un grupo de turistas españoles que disfrutaban de sus vacaciones en Albania han acabado viviendo una de las peores experiencias que imaginaban en un restaurante. El mayor problema que tuvieron no fue la comida o el precio del local, sino el propietario.

Después de quejarse de la comida, los españoles se marcharon del establecimiento y se montaron en el coche, pero el dueño del restaurante corrió tras ellos muy furioso y se subió sobre el capó del coche.

El vídeo ha sido difundido por el periodista holandés Vincent Triest y en él se ve al hombre golpeando la luna delantera del vehículo para romperla y poder acceder al interior, todo ello mientras el coche está en marcha.

El albano estuvo subido al capó con las manos llenas de sangre por los golpes contra el cristal y, después de tres kilómetros, se bajó e intentó abrir la puerta, momento en el que aprovecharon para acelerar y huir de él.

No es la primera vez que este restaurante recibe malas críticas, pues su perfil de TripAdvisor está lleno de reseñas en las que acusan al dueño de "gritar e insultar" a los clientes e incluso "echar a patadas" a algunos de ellos.

Tal y como contó Vicent Triest, este ha sido un suceso "muy extremo" poco común en Albania. El ministro de turismo del país, Blendi Klosi, "se reunió con los turistas españoles y les regaló un ramo de flores".