El primer senador negro de la historia de Italia pertenece a la xenófoba Liga Norte
El ahora senador por Bérgamo Toni Iwobi. TWITTER

Las elecciones del 4 de marzo de Italia dejan al país en una situación de incertidumbre tras unos resultados nunca vistos. La victoria del partido 'antiestablishment' Movimiento Cinco Estrellas y el auge de la xenófoba Liga Norte suman un total de 50% de voto antisistema aunque claro, las posturas de uno y otro están muy alejadas.

Durante estos días están saliendo a la palestra los perfiles que controlarán el panorama político italiano en los próximos tiempos. Pero entre ellos, ha destacado uno: el del primer senador negro de la historia de la República, Toni Iwobi. Algo muy positivo a la vez que sorprendente… porque Iwobi pertenece al partido xenófobo de la Liga Norte.

Toni Chike Iwobi, de 62 años, es un empresario informático de origen nigeriano. Llegó a Italia en 1976 y desde 1993 forma parte del partido de extrema derecha Liga Norte. Esta formación, bajo el liderazgo de Matteo Salvini, ha pasado de buscar la independencia de los territorios del norte a convertirse en algo mucho más extremista, un partido nacional antiinmigración.

Para más inri, Toni Iwobi, senador ahora por Bérgamo (Lombardía), es precisamente el responsable de inmigración de su partido desde 2014. Habiéndose alejado del independentismo y poniendo el foco en la cuestión inmigratoria, la Liga Norte ha pasado de tener un poco más del 4% de los votos al 17% del pasado 4 de marzo. Algo que, sin duda, ha ayudado a Iwobi a erigirse como una de las cabezas visibles de la formación.

El senador nigeriano ha apostado desde 2014 por "ayudar a los inmigrantes en su país de origen", no en Italia. "La inmigración es gestionada por la criminalidad. Toda África en Italia no cabe. Por tanto, nosotros lo decimos: Hay que ayudarles en su casa", esto decía Iwobi hace un par de años en una convención de su partido.

Cecile Kyenge, ministra en el gobierno de Enrico Letta, intentó impulsar una ley, denominada como 'ius soli', para conceder la nacionalidad a los hijos de inmigrantes nacidos en Italia. Medida que se encontró con el rechazo absoluto de Iwobi: "Eso es una locura, un niño italiano con dos padres extranjeros sería ya un problema pero, sobre todo, el 'ius soli' permitiría la invasión de mujeres inmigrantes, que vendrían a dar a luz a Italia, solamente para tener la nacionalidad de forma automática. Sería un caos incontrolable. Y luego, ¿quién pagaría los servicios sociales para todos los nuevos ciudadanos, teniendo en cuenta que no hay dinero ni siquiera para las familias italianas?".

En el caso de proclamarse como primer ministro, Matteo Salvini prometió la expulsión de hasta 600.000 inmigrantes.