Una mujer comparte sus secuelas de cáncer de piel para concienciar sobre los rayos UVA
Algunas de las imágenes que Mallory Lubbock ha querido compartir en Facebook. FACEBOOK

Solo hay que fijarse en esa piel de tono dorado que tienen algunas personas en diciembre para saber que las cabinas bronceadoras se siguen utilizando. Es cierto que esto es muy estético pero detrás de eso, existe un enorme peligro. Según ‘Skincancer.org’, las personas que usan estos artilugios por primera vez antes de los 35 años aumentan, nada más y nada menos, que un 75% el riesgo de sufrir un melanoma, el cáncer de piel que causa más muertes en el mundo.

Precisamente, esto es lo que le pasó a Mallory Lubbock, una mujer joven de Houston (Estados Unidos) que es madre de dos hijos. Algo que ha querido mostrar en las redes sociales para concienciar a la gente del peligro real que tiene esta práctica.

“Hoy me quitaron mi primera mancha cancerosa. Ahora tengo que volver para quitarme la sutura y revisar la herida, luego para revisar todo mi cuerpo completo, luego chequeos por mucho tiempo y entonces chequeos rutinarios de por vida, y casi 100% muchas más citas dolorosas para eliminar el cáncer de piel de mi cuerpo”, así explica esta joven de 26 años en una publicación de Facebook que ya se ha vuelto viral y en la que muestra fotografías de su cicatriz en el labio superior.

"No vale la pena. ¿La piel bronceada realmente vale la pena?", cuestiona Lubbock que cuenta que ahora va a la playa con sombrilla y con protector de factor 100.