Una marca de productos depilatorios ha realizado un estudio sobre los gustos en depilación de las mujeres. El 80% de las féminas afirman que se depilan la zona de las ingles y el pubis. Hasta hace unos años, esto era impensable, pero la cultura que hoy nos rodea, marcada por 'minibikinis' y pantalones que bien harían las veces de bragas, obligan a las mujeres a pasar por el calvario de la depilación genital. La evolución del porno y de las actrices totalmente rasuradas han contribuido a crear un estereotipo de mujer donde tener menos pelo que una Barbie está a la orden del día.

Siempre se ha recomendado no dejar la zona genital totalmente depilada. Para muchos ginecólogos, el pelo previene de las agresiones externas como el frío o el sol, de las infecciones e, incluso, es recomendable para acumular el olor que se desprende de las glándulas genitales y que sirve para que la pareja verifique si la mujer está preparada para el coito o no.

No obstante, aún no se ha demostrado que el vello sea eficaz para cualquiera de las premisas anteriores. Lo que sí está claro es que una buena depilación, sin llegar a los extremos de quedarse calvas, hace más higiénica la zona y más apetecible a la hora de tener sexo oral.

La cultura del vello

No en todas las culturas la depilación genital resulta atractiva. En Japón, por ejemplo, el pelo es un símbolo de madurez sexual en la mujer y en muchos países de Occidente, los hombres prefieren un poco de pelo, ya que una depilación extrema dota a la mujer de características menos adultas. El tema de la depilación del vello púbico para tener en el candelero a los hombres no es algo actual, los egipcios eliminaban el pelo con navajas y una mezcla de azúcares y cera de abejas para crear una imagen más inocente y virginal de la persona. Esto mismo hacían griegos y romanos.

En 1976, la revista erótica 'Hustler' causó una gran expectación al mostrar una chica en bikini sin depilar y desde ahí la moda intentó cortar por lo sano. En 2003, el diseñador Tom Ford pidió al fotógrafo de moda Mario Testino plasmar la imagen del pubis de una de las chicas de su campaña de moda con la G de Gucci.

Pelillos a la mar

Hoy en día, la mujer sigue modas y tendencias que no solo se basan en eliminar el vello a través de la cera, el láser o la fotodepilación. Tatuajes, pinturas, dar formas al pelo e incluso el 'vajazzling', una tendencia muy de moda en las actrices basada en decorarse el vello a base de cristales y piedras preciosas. Estas modas están pisando fuerte en el mercado de la estética.

Yo estoy a favor de que cada persona haga con su vello lo que quiera pero da qué pensar el poco dolor que pasaríamos si siguiéramos pensando aquello que nuestras abuelas decían de «donde hay pelo hay alegría».