¿Te imaginas estar tranquilamente esperando a que tu perro regrese de hacer sus necesidades y que un astuto koala se cuele en tu coche? Aunque parezca increíble, esto es exactamente lo que le ha pasado a Tim Whitrow.

Tim había dejado las puertas de su coche abiertas mientras revisaba su cosecha de frutas en Bushland (Adelaide), ya que su compañero de cuatro patas estaba aprovechando para orinar o lo que necesitase antes de volver a emprender el camino a casa, tal y como cuenta el Daily Mail.

Sin embargo, en vez de su mascota, entró en el coche un gruñón koala que vio en el vehículo la posibilidad de refrescarse un poco gracias al aire acondicionado.

En las imágenes compartidas en Instagram por Kitty Meyer, se puede ver al animal sentado en la parte de atrás del coche antes de atacar con sus afiladas garras al conductor, que intenta conducirlo hacia la salida. Pero el marsupial tenía otros planes.

A unos 31ºC que llegaban las temperaturas en la zona, este aventurero koala no dudó ni un segundo en aprovechar el fresco ambiente del coche. Se acercó hacia la parte delantera del automóvil y se agarró al salpicadero, concretamente justo en la parte de donde salía el chorro de aire frío.

Aunque se agarró tan fuerte al coche que dejó unos enormes agujeros en el vehículo, el conductor finalmente logró sacar del coche al animal, sin que resultara herido.