Ali Mese, habitante de la provincia turca de Ordu, en la costa del Mar Negro, se ha quedado sin hogar por una terrible tragedia. Al hombre se le ocurrió encender su estufa de leña con gasolina. El resultado fue un incendio que acabó con su casa y con todo lo que tenía en ella. Solo pudo salvar a uno de sus gatos.

La imagen de esta catástrofe la tomó alguien cuyo nombre se desconoce, pero que ha hecho que la fotografía haya sido de las más comentadas en las redes sociales.

Los vecinos alertaron a los bomberos del incendio, pero no hubo ya nada que hacer. Todo lo que había en la casa fue consumido por las llamas, incluso otro gato y unas gallinas que tenía.

Tras el incidente, el octagenario fue llevado a un hospital, donde fue tratado por leves quemaduras, y horas más tarde pudo reunirse con su amado felino.

Las autoridades locales han prometido ayudar al hombre.