El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy
Mariano Rajoy sufre un lapsus y olvida uno de los nombres de los países del Sahel AGENCIA ATLAS

La moción de censura que presentó el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha tenido finalmente los apoyos suficientes para sacar a Mariano Rajoy de la Moncloa.

Rajoy deja atrás más de seis años de legislatura. Ganó las elecciones de 2011  y renovó mandato en octubre de 2016. Por el camino ha soltado muchas frases célebres, algunas más comprensibles que otras.

"Que alguien pare, coño"

Justamente, en su despedida de este martes 5 de mayo, día en el que ha anunciado que deja la presidencia del Gobierno entre aplausos de su partido, ha soltado una perlita digna de destacar: "Que alguien pare, coño".

El vecino, el alcalde y las máquinas

¿Quién no se acuerda de "es el vecino el que elige al alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde"? O de "somos sentimientos y tenemos seres humanos".

También existe la que dijo en un acto en el Día de la Mujer, hace dos años: "Tenemos que fabricar máquinas que nos permitan seguir fabricando máquinas, porque lo que va a hacer nunca una máquina es fabricar máquinas". Hay tantas donde elegir...

Cuanto peor, mejor

Rajoy, a Pablo Iglesias, quien quedó atónito tras el discurso: "Toda su estrategia se resume en una máxima: 'Cuanto peor, mejor para todos y cuanto peor, cuanto peor, mejor para mí, beneficio político".

"Somos sentimientos"

"Somos sentimientos y tenemos seres humanos" - Mariano Rajoy, poeta e expresidente 😂😂😂😂😂 pic.twitter.com/hJU7bwiduk

— Éche o que hai™ (@quenchedera) 24 de febrero de 2016

Como el agua que cae del cielo

Los catalanes hacen muchas cosas

Su confusión con Galileo

"El movimiento siempre se acelera cuando se va a detener", declaró Mariano Rajoy en una ocasión en el Congreso de los Diputados.

"Los hilitos del Prestige"

Cuando Mariano Rajoy era ministro de Fomento tuvo lugar el accidente del Prestige, que provocó un gran vertido de petróleo en la Costa da Morte, en Galicia. Miles de voluntarios acudieron a la zona a limpiar las playas llenas de chapapote. Desacertado fue el comentario de Rajoy al asegurar que solo salían unos "hilitos con aspecto de plastilina".