El sexo en pareja con otras personas se ha convertido en una manera de innovar, de huir de la rutina, una escapada a un mundo que ofrece muchas más posibilidades. Es en este último punto donde hablamos de 'locales liberales'. Lugares donde dar rienda suelta a la fantasía para poder convertirla en realidad.

Tríos, intercambios o simplemente conocer a gente diferente es una nueva forma de entender las relaciones en el siglo XXI. Hay quienes consideran que en este tipo de locales se mejora la confianza con la pareja y se escapa de la monotonía del día a día.

Está claro que antes de acudir a un local swinger debe existir un acuerdo entre las dos partes, ya que el respeto y el consentimiento son la base para el disfrute pleno por parte de ambos.

Una de las fantasías más recurrentes del ser humano es ver a su pareja montándoselo con otra(s) personas. Algunos lo tachan de vicio y perversión pero ¿quiénes ponen las reglas del juego en el sexo? Cada uno con su cuerpo debería hacer lo que quisiera, dejando a un lado los límites impuestos por una moralidad ajena.