Daniel Craig como James Bond en Spectre
Daniel Craig como James Bond en 'Spectre'. COLUMBIA PICTURES

El director de la última película de James Bond, Cary Fukunaga, llegó "varias horas" tarde al rodaje de la cinta por quedarse jugando a videojuegos mientras todo el resto del equipo lo esperaba en el set.

Para recuperar el tiempo perdido, el personal de producción sugirió al equipo que podrían trabajar durante el fin de semana (fecha en la que se celebraba el Día del Padre en Estados Unidos), por lo que muchos se negaron a ello.

"Hay un verdadero motín en este momento en el set. Ya es bastante malo que Cary llegara tan tarde para grabar e hiciese esperar a todo el mundo, pero que luego se pidiera al equipo que hiciera horas extras era la gota que colmó el vaso", han expresado fuentes el rodaje a The Sun.

Según dijo la misma fuente, "se presentó tres horas tarde". "Hubo un gran revuelo porque van muy atrasados y muchos se negaron a trabajar en su Día del Padre", añadió.

Este es el último de una larga lista de contratiempos que ha provocado que la película se haya ido retrasando una y otra vez. A principios de este mes, tres explosiones arrasaron el set y mandaron a un miembro del equipo al hospital.

También hubo un retraso por una lesión grave que sufrió el protagonista, Daniel Craig. Ya se había recuperado de ella cuando, hace unas semanas, se resbaló y volvió a necesitar reposo, volviendo a cancelar el rodaje.

¿Serán señales que manda el universo para que no vea la luz? ¿Será el final de la saga 007? El tiempo dirá.