UNAM
Imagen de la Biblioteca Central de México Pablo Sánchez

Un espacio inmenso para cubrir la tremenda demanda educativa que presenta un país que componen cerca de 130 millones de personas. Dentro de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) cabe dos veces la Ciudad Universitaria de la Complutense de Madrid. Es más grande que la ciudad de Mónaco y además, también tiene su propio equipo de fútbol en la primera división: los Pumas de la UNAM.

Ser la más grande nunca fue su objetivo. Lo que hoy conocemos como UNAM es el producto de más de 100 años de historia creciendo en paralelo a una megalópolis como la Ciudad de México. Sin embargo, para entender lo que representa esta institución para el país y la región, no debemos quedarnos solo con las cifras. Hay que viajar al pasado, concretamente, a 1910.

Ese año la institución abrió por primera vez sus puertas a los poco más de 1.000 alumnos que podían permitirse su inscripción. La Universidad Nacional, como se la conocía entonces, había heredado los espacios utilizados por su predecesora Real Universidad de México (fundada en 1551), ubicados en el caótico centro de la capital mexicana. Conforme iba creciendo en alumnos, la institución fue absorbiendo también más espacios y escuelas nacionales, sorteando siempre los reveses históricos del agitado siglo XX.

En una época en la que todavía estaban vivas las esperanzas por la Revolución Mexicana, fue cuando adoptaron como himno: "Por mi raza hablará el espíritu". Su autor, el entonces rector José Vasconcelos, aseguró ante el Consejo: "Después de despertarnos, de una larga noche de opresión la raza nuestra elaborará una cultura de tendencias nuevas, de esencia espiritual y libérrima". Vasconcelos fue una figura histórica para la educación mexicana, tanto es así que la biblioteca más grande de Latinoamérica lleva su nombre.

Todos los mexicanos galardonados con el Premio Nobel, Premio Cervantes o Premio Príncipe de Asturias han sido estudiantes de la UNAM. Entre ellos encontramos a Octavio Paz, Alfonso García Robles, Mario J. Molina, Carlos Fuentes, Elena Poniatowska o el multimillonario Carlos Slim. De hecho la propia universidad obtuvo en el 2009 el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Según la doctora Lourdes Chehaibar, del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación de la UNAM, el premio llegó por: "haberse convertido en un referente de solidez académica, por ser también el principal espacio de investigación y formación de este país y la más importante en ámbitos de difundir la cultura".

Solo el 8% de los que aspiran a estudiar en esta universidad lo consiguen. Y no es de extrañar que tantos lo intenten. El campus universitario es motivo de orgullo patrio "la sociedad mexicana se siente parte de la UNAM haya estado o no en sus aulas, la institución es de todos" asegura Chehaibar. Y no es de extrañar, tiene espacios para practicar casi cualquier deporte que uno busque: fútbol, beisbol, tenis, fútbol americano, baloncesto, remo, taekwondo... Además puede presumir de haber sido sede de unos Juegos Olímpicos, los del 68. La joya de la corona es precisamente el estadio donde se inauguraron: el Estadio Olímpico Universitario, donde hoy juegan también como locales los Pumas.

Al margen de la excelencia deportiva, la UNAM es la sede también de: el Servicio Sismológico Nacional, el Observatorio Astronómico Nacional, la Biblioteca Nacional, la Hemeroteca Nacional, la Red Mareográfica Nacional, el Jardín Botánico Nacional, tres reservas ecológicas, el monitoreo del volcán Popocatépetl y otros 30 laboratorios nacionales.

Otro de sus secretos mejor guardados es el edificio de la Biblioteca Central, cuya fachada es también el mural más grande del mundo. Un total de 4.000 metros cuadrados que diseñó Juan O'Gorman hace más de 60 años y que hoy es Patrimonio Cultural de la Humanidad. En sus diseños puede repasarse la historia de México desde sus orígenes prehispánicos hasta la actualidad.

La relevancia de esta institución trasciende el puramente educativo como asegura la doctora Chehaibar: "toda esa riqueza histórica adquirida durante los últimos 100 años permite afirmar, sin temor a equivocarnos, que la UNAM es el proyecto cultural más importante de este país. Durante el siglo XX fue el origen y el modelo de muchas otras universidades del país y la región. Es como la hermana mayor de las instituciones de educación para los países iberoamericanos".

Se dice que esta universidad produce una media de 5 libros diarios, unos 2.000 al año, lo que la convierte también en la editorial más grande del país y de América Latina. Además cada año se realizan cerca de 14.000 actividades culturales en las que participan 3 millones de personas.

Todos estos datos confirman el gran peso que tiene la UNAM en México. Una universidad que dejó hace tiempo de ser un simple centro de formación. Hoy en día ya es el principal motor de la cultura, de la investigación y de la creación de los mejores profesionales que México ha tenido en su historia. Y su campus, un espacio de creación, aprendizaje y debate, con unas inmensas instalaciones que la convierten en la verdadera Ciudad Universitaria.