Sopa tailandesa
Un plato de pasta típico tailandés. PXHere

Los comensales de un restaurante vegetariano en Tailandia se quedaron atónitos cuando descubrieron que había trozos de carne en sus fideos. Ese hallazgo, muy desagradable para ellos, hizo que presentaran una queja ante las autoridades locales. Sin embargo, el final de la historia fue aún más horripilante.

Durante la investigación, la Policía descubrió que las paredes de la cocina y el suelo estaban salpicados de sangre. Además, había trozos de carne por todas partes. Lo más espeluznante es que no se trataba de carnes de res o de cerdo sino de carne humana, tal y como cuenta Daily Mail.

Las autoridades encontraron el origen de ese truculento panorama en la fosa séptica del local. Allí se encontraba el cadáver en descomposición de un hombre de 61 años.

El cuerpo era el de un cliente habitual del restaurante que fue visto por última vez en octubre mientras tomaba unas copas (su hermano había informado de la desaparición el pasado 23 de octubre). Según medios locales, el cliente tuvo un enfrentamiento verbal con el dueño del restaurante que acabó de forma violenta.

Al parecer, la víctima recibió un golpe en la cabeza con un objeto contundente y tenía seis puñaladas en el estómago y la pierna.

Como en las más espeluznantes películas de terror, la intención del propietario era deshacerse del cadáver triturándolo y sirviéndolo poco a poco en la comida de los clientes. El presunto asesino huyó y se encuentra en paradero desconocido.