Kurtis Baute
El científico Kurtis Baute. @kurtisbaute

Se autodenomina "científico curioso".  Y, precisamente, la curiosidad por saber más casi acaba con su vida.

El canadiense Kurtis Baute se encerró en un invernadero de tres por tres metros, con 200 plantas en su interior, en la Columbia Británica (Canadá).

Con el hastag #KurtisInAJar, su idea era estar tres días encerrado con las plantas para entender, y, a la vez, crear coinciencia del cambio climático. Quería comprobar si las plantas, que utilizan la luz solar para convertir el CO2 en oxígeno durante la fotosíntesis, podían a regular los niveles de CO2.

Sin embargo, 15 horas después de su comenzar su encierro tuvo que abandonar por el aumento de los niveles de CO2. Cuando el nivel de CO2 alcanza el diez por ciento, las personas pueden sufrir daño cerebral, caer en coma o incluso morir.

Pese a ello, describió la experiencia como un "gran éxito". "Todo a salvo. Mi objetivo aquí fue/es involucrar a la gente sobre el #cambioclimático, y al ver la respuesta en Twitter siento que ha sido un gran éxito. Gracias a todos por su apoyo. Esto es solo el comienzo, es hora de cambiar nuestro estilo de vida", escribió.