'Bella Ciao', de himno antifascista a icono de la serie 'La Casa de Papel'

Imagen de la serie 'La casa de papel', de Atresmedia.
Imagen de la serie 'La casa de papel', de Atresmedia.
Atresmedia / EP

Como pasa con la gran mayoría de las canciones populares, los orígenes del 'Bella Ciao' se pierden muy atrás en el tiempo. La autoría de su melodía y de su letra es colectiva e incierta hasta que se fija una versión más o menos definitiva, pero su significación política original está fuera de toda duda: se popularizó como símbolo de la resistencia italiana a la invasión nazi.

La aparición de esta tonada en la serie 'La Casa de Papel'ha relanzado su fama. Su significado político ha generado controversia en redes sociales, donde se ha discutido acaloradamente sobre el mensaje que transmite.

Los orígenes

En Italia, hay historiadores que afirman haber encontrado trazas de esta composición incluso en el siglo XIX y en las trincheras de la Primera Guerra Mundial.

La letra de la canción popular campesina Fior di Tombaque se cantaba en los campos del norte de Italia antes de la guerra, o la cadencia rítmica de la tonada La Bevanda Sonnifera, de la misma época, ya anticipan algunos rasgos de lo que décadas más tarde se convertiría en Bella Ciao.

Es más, el característico leitmoviv que se repite durante toda la melodía ya aparece en una canción grabada 30 años antes de que se consolidara la letra y la música de Bella Ciao.

Canción de la resistencia

El primer rastro del Bella Ciao tal y como ha pasado a la historia, aparece en el norte de Italia en 1944. Según el historiador italiano Cesare Bermani, pequeños grupos de partisanos italianos que combatían la invasión nazi en la región de Módena, al norte del país, ya la cantaban.

Siguiendo el hilo de Bermani, la canción se habría ido difundiendo así entre los combatientes italianos hasta convertirse en un himno de la resistencia antifascista.

Sin embargo, existe una corriente de escépticos ante esta versión que consideran que esta explicación no es más que "una invención de la literatura de la resistencia" y que realmente los partisanos nunca la cantaron, sino que su invención es posterior.

Sea cual sea su origen, la enorme popularidad que acabó adquiriendo la canción le sobrevino después de la guerra, y su difusión está claramente enmarcada en la tradición de la izquierda italiana.

En los años sesenta, el Bella Ciao se convirtió en un himno revolucionario en Italia, sobre todo a raíz de las protestas estudiantiles de Mayo del 68. También tuvo un papel protagonista en el masivo funeral de Enrico Berlinguer en 1984, quien fuera el Secretario General del Partido Comunista Italiano durante 12 años.


Un himno de todos

Desde entonces se ha cantado en eventos tan dispares como en la celebración de la victoria electoral de Françoise Hollande en 2012, mítines de Syriza (llegó incluso a sonar en una fiesta de Vox en marzo) o partidos de fútbol. El año pasado, por ejemplo, se la cantaron a Salvini en un aeropuerto unos turistas y en el Open Arms, también en 2018, celebraron con ella el desembarco de 60 migrantes en Barcelona.

El filólogo transalpino Carlo Pestelli sugiere en su obra titulada Bella Ciao. La Canzone della Libertà una explicación al por qué del éxito de la canción en ambientes tan dispares. "Bella Ciao cuenta una historia humana y coral, aplicable a cualquier movimiento de resistencia europea, centrándose no en un ejército o brigada en particular, sino en un solo hombre, mártir de esa antigua tragedia continental que fue el nazifascismo", afirma Pestelli.

En 'La Casa de Papel'

'Bella Ciao' ha vuelto a florecer con más fuerza que nunca gracias a la éxitosa serie de Netflix, 'La Casa de Papel'. El himno de lucha italiana antifascista ha dado el salto la gran pantalla de la mano de los atracadores más queridos de la historia.

Unos cuantos ladrones vestidos de rojo y cubiertos con caretas de Dalí se convierten en esta serie en un símbolo de lucha contra el sistema orquestado en torno al dinero. El profesor y Berlín se convierten en los mejores directores de una trama de acción en la que los guiños antisistema se dejan ver al ritmo de la canción italiana.

La elección de esta canción como banda sonora de la serie no se especifica a lo largo de sus capítulos. No obstante, en la tercera temporada podemos ver a Álvaro Monte (el profesor) y Pedro Alonso (Berlín), hermanos en la ficción, pasando una temporada en Italia, donde será ideado el segundo golpe de la serie.

Lejos de posturas e ideologías la melodía italiana se convierte en el himno de la lucha de clases contra el sistema.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento