Lady Gaga y Bradley Cooper
Lady Gaga y Bradley Cooper, en los Oscar. CAPTURA DE PANTALLA

Lady Gaga y Bradley Cooper derrocharon complicidad mientras interpretaban a dúo sobre el escenario Shallow, de la película Ha nacido una estrella, Oscar a la mejor canción.

En uno de los momentos más especiales de la velada, los intérpretes de Ha nacido una estrella trasladaron a la gala de los Oscar la grandísima complicidad de la que ya hicieron gala en la película, lo que fue recompensado por el público con un grandísimo aplauso.

Sin embargo, Lady Gaga y Cooper, que acudió a la gala con su novia, Irina Shayk, se olvidaron de todo lo que les rodeaba y solo tuvieron ojos el uno para el otro, con una puesta en escena perfectamente estudiada.

En un momento, el actor y director en Ha nacido una estrella le dio el relevo a Gaga que, con gestos delicados, se sentó tras un precioso piano en madera clara que relucía bajo los focos del escenario, y con una voz poderosa y aterciopelada centró la mirada de todo el auditorio, pero sus ojos seguían clavados en Cooper.

Algunos aseguran que en este perfecto guión, Cooper, que se sentó junto a ella, quiso poner la guinda con un beso -de película, claro-, pero Gaga le habría rechazado.

Lo que viene siendo una 'cobra' que recordó a la famosa escena vivida entre David Bisbal y Chenoa en el Palau Sant Jordi.

Sea como fuere, ese gesto que algunos aseguran ha revolucionado a los fans de uno y otro, que querían con su historia crear una 'carpeta' entre los dos.