Condenan a una mujer a prisión por usar a su hijo como intermediario para traficar con cocaína

Una persona preparándose la cocaína.
Una persona preparándose la cocaína.
GTRES

Julie Smith, una mujer de 53 años de la región de Caerphilly en Gales (Reino Unido) ha llamado la atención de los medios de comunicación al ser condenada a 30 meses de prisión por tráfico de cocaína en su vecindario. 

En el mismo juicio, su hijo, Robbie Smith, de 23 años y un vecino de 19 años llamado George Medcraft también han sido condenados por el mismo delito, aunque no pasarán tiempo en la cárcel, pues se considera a Julie a la cabecilla de la operación. 

Según ha comentado la acusada, que no ha negado su culpabilidad, decidió comenzar el negocio tras años de adicción a la cocaína. Comenzó a suministrar a otros la droga, invirtiendo ella "una gran cantidad de su propio dinero" en el producto. 

Medcraft comenzó ayudarla tras abandonar su casa a los 18 años y acumular "una importante deuda" con otro traficante de drogas. El joven ha sido definido como alguien "vulnerable" que tenía un futuro "prometedor" antes de ser descubierto por la policía.

Precisamente la investigación de la policía fue la que señaló también a Robbie, hijo de Julie. En el registro de la casa se encontraron conversaciones que involucraban al joven en el transporte de la droga. 

Sin embargo, en el juicio se ha aclarado que él solo tenía un rol de mensajero o transportista y solo llevaba los paquetes que ya habían sido pagados, sin participar activamente en la venta. 

Por eso, su papel ha sido definitivo como "menor", frente al papel "significativo" de su madre y Medcraft. Por eso, mientras Julie debe entrar inmediatamente en prisión, Medcraft debe completar 15 sesiones de rehabilitación y 180 horas de trabajo no remunerado.

Al igual que Robbie, que debe comprometerse a la destoxicación y hará 130 horas de trabajo comunitario, ya que se le calificó con una "perspectiva real" de rehabilitación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento