Una orden policial obliga a un hombre infiel a pasar 3 días con su mujer, 3 días con su amante y tomarse 1 de descanso

Una pareja se abraza en una imagen de archivo.
Una pareja se abraza en una imagen de archivo.
GTRES

La historia de Rajesh Mahato es de lo más extraña, pues se trata de una infidelidad en la que ambas mujeres lo defendieron y atacaron en diferentes momentos y en la que fue necesaria la -extraña- actuación de la Policía.

Este hombre casado vivía con su mujer y su hijo en Tiril Road, ciudad en el estado indio de Jharkhand, pero dejó atrás a su familia sin ni siquiera despedirse cuando decidió ser infiel a su esposa con su amante.

Mahato estaba tan encaprichado de su novia que no quiso decirle que estaba casado y se fugó con ella, pero esto provocó un sinfín de consecuencias policiales. Su familia presentó una denuncia por su marcha, igual que los padres de la amante, pues acusaron al hombre de secuestro.

Las autoridades del estado de Jharkhand abrieron una investigación para localizarlos y, para cuando los encontraron, ya se habían casado, por lo que ahora Rajesh Mahato tenía dos esposas. Por ello, el hombre y sus dos mujeres tuvieron que reunirse y ver qué debían hacer.

Al ver que todo resultó en una acalorada discusión a tres bandas, la Policía ordenó un acuerdo que obligaba al hombre a dividir su semana: debía pasar 3 días con su primera mujer y su hijo, 3 con la que era su amante y tenía un día entre medias de descanso. De hecho, incluso recibieron y firmaron este documento de 'reconciliación'.

Pero la paz duró poco, pues, según los medios indios, a los pocos días la nueva esposa de Rajesh lo acusó de agresión sexual, por lo que la Policía emitió una orden de arresto. Y es que el hombre huyó, pero se refugió en su casa familia y casi fue detenido. Sin embargo, logró escapar gracias a la colaboración de su primera esposa, por lo que ahora parece que ambos podrían estar en el punto de mira de las autoridades.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento