Ocho almejas con interruptores pueden cortar el suministro de agua de toda Varsovia si detectan contaminación

Una almeja conectada a un pulsador en el suministro de agua de Polonia.
Una almeja conectada a un pulsador en el suministro de agua de Polonia.
FAT KATHY

Mientras la tecnología evoluciona con microchips, sensores y demás elementos que cada vez están más extendidos en nuestra vida diaria, en Varsovia parece que se han dado cuenta de que la naturaleza es aún más útil y eficaz que los inventos de hombre.

La capital polaca tiene una peculiar forma de controlar la contaminación del agua, y es que utiliza almejas de agua dulce para medir los niveles de suciedad del suministro de agua.

Según informa el propio Departamento Municipal de Agua de Varsovia, la bomba de agua principal tiene ocho de estos moluscos de la especie vieira con muelles adheridos a sus conchas. Si el agua se vuelve demasiado tóxica, se cierran y accionan el botón, y si se pulsa más de uno, los disparadores cortan el suministro de agua de la ciudad automáticamente hasta que se pueda revisar la incidencia.

Así lo muestra el documental Fat Kathy. El suministro de agua de la ciudad utiliza almejas por lo extremadamente sensibles que son a la contaminación del agua. Estos moluscos se alimentan filtrando el agua dejando abierta una pequeña rendija de sus conchas, pero si perciben alguna impureza, se cierran inmediatamente.

De este proceso natural se aprovechan los científicos para hacer que se activen las alarmas si detectan contaminación. Pero antes, las almejas pasan por un proceso de aclimatación tras ser llevadas al laboratorio, y pasan dos semanas en aguas completamente limpias para hacer pruebas.

Además, tal y como compartió Computer Hoy, para evitar que se acostumbren al agua del suministro, solo utilizan los moluscos durante tres meses y luego los devuelven a su hábitat.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento