Qué errores cometemos al preparar café y cómo evitarlos

En España, lejos de lo que se pueda imaginar, son varios los errores que cometemos a la hora de preparar un buen café. Te contamos cómo evitar los cinco más habituales para disfrutar de esta apetecible y enérgica bebida.
El café en grano, molido en el momento del consumo, conserva todo su aroma.
El café en grano, molido en el momento del consumo, conserva todo su aroma.
Getty Images
El café en grano, molido en el momento del consumo, conserva todo su aroma.

El café es un hábito, una costumbre para la mayoría de españoles. Aunque solo sea para desayunar, el café está en el ADN de nuestra alimentación. Otra cosa es que no seamos el país que mejor trate el café. Tenemos mucho que aprender de italianos o portugueses. En España, el café torrefacto hizo mucho daño.

Usar torrefacto es empezar haciendo las cosas mal. Pero charcos donde meter el pie hay unos cuantos más si lo que queremos es tomar un buen café. ¿Qué errores cometemos al preparar café? Lo vamos a ver. Cómo evitarlos, también.

¿Cómo se hace un café perfecto?

El café no es eterno y menos si ya está molido. Los aceites y componentes que le dan su aroma se van perdiendo con el tiempo. No podemos preparar una cafetera con un paquete de café molido que lleva en la despensa un año y esperar que el resultado sea bueno. Aunque no haya caducado, esos granos hace mucho que se molieron. Lo conveniente es poder ver la fecha en que fue tostado. Idealmente, que no tenga más de un mes.

Esa información no siempre aparece, pero en todo caso lo mejor es moler nosotros mismos el café. Comprar café en grano, molerlo y al momento preparar nuestra cafetera (del tipo que sea). Esa es la mejor manera de obtener una bebida con el mejor sabor y aroma. Y es que, como asegura  Beatriz Mesas, de Incapto Coffee, "a las 24 horas de moler el café ya ha perdido el 50% de su sabor y su aroma".

Así es cómo se debe conservar el café

Almacenar de manera correcta el café es importante. Si lo hacemos mal, esos granos van a perder aroma y sabor, porque irán perdiendo los aceites que les caracteriza. Los peores enemigos del café son el oxígeno, la luz, la humedad y el calor, enumeran en Cafecafeteras. El grano verde también es susceptible a estos, pero dura más y no se ve tan afectado como el grano ya tostado.

Nada de meterlo en la nevera: el café pide un lugar seco, sin riesgo de humedad

Debemos almacenarlo en un recipiente completamente hermético, para que tenga el menor contacto posible con el oxígeno. Nos puede valer un envase de vidrio o acero inoxidable, pero como queremos evitar también la luz, el metálico será mejor. El de vidrio nos exigirá guardarlo en un armario bien cerrado. Y nada de meterlo en la nevera: el café pide un lugar seco, sin riesgo de humedad.

Molerlo según el tipo de cafetera

La molienda convierte los granos en café para que puedan infusionar al contacto con el agua caliente. Hay diferentes tipos de molienda y cada una resulta en un café con un aroma y sabor específicos. Además, los diferentes tipos de cafeteras están diseñados para funcionar mejor (dar un mejor café) con cierto tipo de molienda:

  • Gruesa: es para métodos en los que el café necesita estar más en contacto con el agua, como los casos de la cafetera de prensa francesa y 'cold brews' (infusión en frío). La media-gruesa se utiliza en la chemex.
  • Media: para cafeteras de goteo.
  • Fina: es la que se usa para una cafetera express y también para una cafetera italiana (moka).
  • ​Extra fina: para la cafetera turca o briki, con la que se prepara el café griego.

Lo ideal sería usar un molino de muelas y evitar los de aspas/cuchillas.

¿Cuándo cambiamos el filtro?

El filtro evita que la molienda pueda pasar a la bebida. Al estar en contacto con el café, puede afectar su sabor. El filtro de papel se usa una vez y punto (para eso es desechable). El permanente hay que cuidarlo. Debemos lavarlo tras cada cafetera que preparemos; por higiene y porque si no lo hacemos pueden quedar residuos que afecten al sabor de la próxima cafetera. Es un filtro permanente, pero no eterno: algún día habrá que cambiarlo.

¿Cómo cuidar correctamente la cafetera?

No solo hay que hacerle el mantenimiento al filtro sino a toda la cafetera. Debemos limpiarla con frecuencia. Las de goteo son en general fáciles de limpiar con agua y jabón (algunas partes hasta son aptas para el lavavajillas). La italiana o moka la desmontamos; ponemos sus partes a remojo; limpiamos cada parte con agua y jabón para eliminar los restos de posos. La goma se lava igual pero con más cuidado (y si está muy usada, se cambia).

Lo más importante del cuidado de la cafetera es combatir la cal del agua. Se trata de descalcificarla. Con el uso, la cal del agua se va acumulando y empieza a obstruir a cafetera. Además, le da mal sabor al café. Las más sofisticadas tienen programas de descalcificación; otras tienen un botón para hacerlo; y las más básicas dependen de nuestra atención. Se venden líquidos descalcificantes, que conviene tener.

Propiedades nutricionales del café

El café tiene un gran poder antioxidante y beneficios cardiovasculares. En ayunas favorece el tránsito intestinal. Es rico en cafeína, vitamina B2 (riboflavina) y magnesio. Además, también contiene sustancias químicas vegetales como los polifenoles y diterpenos.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las mejores novedades para disfrutar al máximo del placer de comer.

20minutos

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento