Vestuarios Madrid Open
Parte de la zona exclusiva del Madrid Open de tenis JORGE PARIS

Las quejas de los tenistas en 2009 han surtido efecto y el Mutua Madrileña Madrid Open se ha esforzado en satisfacerlos. Rafa Nadal se muestra comprensivo: "Era el primer año y todo estaba desorganizado. Han cambiado y el torneo ha mejorado".

Víctor Ruiz, responsable de jugadores, nos acompaña por los lugares más exclusivos. "Existe una zona privada y otra privadísima. La primera es la recreativa, donde los tenistas pueden estar con sus familiares y representantes. Tienen a su disposición ordenadores, billares, diana, futbolín y mesa de ping-pong. En la parte privadísima, la zona deportiva, sólo entran tenistas y entrenadores. Allí está el gimnasio, con una cámara hipobárica y un vestuario para los Top 16, personalizado con sus nombres en las taquillas".

Además de todas estas atenciones, los vestuarios tienen salida directa a la cancha y "existe un mostrador en el que pueden pedir lo que sea. Desde un coche para que les transporte hasta las pistas de entrenamientos o información turística", comenta Víctor Ruiz. Sólo falta una cosa que se había anunciado: el jacuzzi en los vestuarios, un pequeño revés para unos deportistas que viven a cuerpo de rey.