Y llegó la duodécima
El Real Madrid accedía por segundo año consecutivo a la final y goleaba a la Juventus para levantar la duodécima Champions. beIN SPORTS

Los amantes del fútbol no pueden renunciar a la Champions sean quienes sean los actores de la película, pero la competición gana en atractivo si no hay ausencias notables. Y para la temporada 17/18 se han apuntado todos. Además, van contra el mismo: el Real Madrid defiende título por segunda campaña consecutiva y se vuelve a erigir como principal favorito para revalidar la orejona. Eso sí, los rivales más directos se han preparado para evitarlo.

En el bombo número uno están los campeones de las principales ligas europeas: si dejamos de lado al Spartak de Moscú (ganador de la Liga Rusa) y a un habitual como el Shakhtar, el resto de nombres imponen mucho respeto. Chelsea, Real Madrid, Bayern, Juve, Benfica y Mónaco son cabezas de serie.

Todas las quinielas apuntan a que de esa terna saldrá el que levante la copa en Kiev en el mes de mayo, pero el segundo bombo no se queda atrás: Atleti, Barça y Sevilla comparten espacio con equipazos como Manchester United, Manchester City o PSG -además de Oporto y Borussia Dortmund-. Ese reparto nos hace pensar que ya en la fase eliminatoria se producirán partidos de altísimo nivel.

Para el bombo tres se quedan equipos como la Roma o el Tottenham, además de un Nápoles que siempre da que hablar. Basilea, Olympiacos, Anderlecht y Besiktas lo completan junto al Liverpool.

Y finalmente, el último bombo queda reservado para los equipos a priori más débiles: Celtic, Sporting de Portugal, CSKA de Moscú, APOEL, Feyenoord y Maribor. A ellos se unen tanto el Lepizig, que hace dos temporadas estaba en segunda división y el Qarabag, primer equipo de Azerbaiján en entrar en una fase de grupos de la Champions.

Los españoles mantienen su estatus pero vuelven los ingleses

El fútbol español ha conseguido mantenerse como uno de los más constantes al máximo nivel, no solo por cantidad de equipos sino por su presencia en las quinielas. Resulta raro no ver al Atlético de Madrid y al Barcelona, junto al Real Madrid, entre los posibles campeones. A ellos, este año se vuelve a unir el Sevilla, que inicia un proyecto ilusionante de la mano de Eduardo Berizzo. Los hispalenses quedaron eliminados la temporada pasada en octavos de final ante el Leicester y una ronda después cayó el Barça ante la Juve.

Eso sí, España ha dejado de ser el país con más equipos en la Liga de Campeones. Tal distinción se queda esta temporada para los ingleses: cinco camisetas. Los dos de Manchester, el Chelsea, el Tottenham y el Liverpool.

La Premier cuenta este año con cinco equipos: es la liga dominante

Y sí, vuelve a colar conjuntos con el cartel de favorito. Quizás en este caso el que más prensa tenga sea el City de Pep Guardiola. El de Sant Pedor ha gastado más de 200 millones de euros para reforzarse y aspirar a todo. En la primera temporada del catalán en el Etihad, fue el Mónaco quien le privó del sueño de la Champions.

No habría que olvidar al United. Mou ha ganado esta competición en dos ocasiones y llega a ella esta vez después de levantar la Europa League. Sus fichajes veraniegos también están enfocados a dar un golpe en la mesa a nivel continental. Retorna tras una temporada fuera del cartel principal, pero el conjunto de Old Trafford debe ser tenido en cuenta.

Lo mismo sucede con el Chelsea. No estuvo la campaña pasada, pero su regreso es gigante: campeón de la Premier y con un proyecto ganador al que se ha sumado Álvaro Morata. Eso sí, Antonio Conte ha pedido más incorporaciones para dar un salto de calidad. Si lo consigue, los blues pueden aspirar a absolutamente todo.

El PSG apuesta fuerte

Pero por supuesto hay un club que, por encima de todos, se ha obsesionado con la Champions League: es el PSG. Tras el fracaso estrepitoso del año pasado ante el Barcelona, los de Emery se han servido de un solo nombre para ilusionar: Neymar. Nombres y dinero es la fórmula utilizada por el jeque para estar en Kiev.

No es menos cierto que el equipo francés, a pesar de llevar varias temporadas queriendo, todavía no ha podido. El proyecto parisino ha venido demostrando que la Copa de Europa pide más que grandes jugadores. Los 222 millones pagados por el brasileño no aseguran éxito deportivo, pero es inevitable no hablar del París Saint Germain entre los claros candidatos al título.

Otras dos camisetas destinadas a rendir en la máxima competición del fútbol son las del Bayern y la Juventus. Los italianos, sin mucho ruido, tienen la obligación de defender su estatus de subcampeón. De primeras no son tenidos en cuenta, pero lo cierto es que los chicos de Allegri han encontrado una trayectoria constante en la Champions: dos finales jugadas –y perdidas- en los últimos tres años.

Más de lo mismo sucede con el Bayern. Al cuadro dirigido por Carlo Ancelotti se le exige más que la Bundesliga, y tras un par de temporadas quedándose al borde del éxito, los teutones buscarán revivir título: llevan cinco Champions, la última en 2013 ante el Borussia Dortmund. Además, también han encontrado su fichaje estrella con la llegada de James Rodríguez.

La Roma de Monchi

Un atractivo más para la nueva edición de la Champions es la Roma. El nuevo equipo de Monchi, sin ser ni mucho menos favorito, seguramente dé que hablar. Los romanos estrenan entrenador: Di Francesco ha llegado a la capital italiana después de destacar en el Sassuolo, y aunque de momento en el Olímpico no cuenta con grandes fichajes, puede agarrarse a las bazas de hombres como Dzeko, Nainggolan o un Perotti que debe estar ante la campaña de su confirmación a nivel internacional.

No hay que olvidarse tampoco de otros equipos como el Tottenham o el Dortmund. Los alemanes siguen pendientes de lo que pueda suceder con uno de sus mejores jugadores, Ousmane Dembelé, que sigue en la órbita del Barça. Sea como fuere, el conjunto alemán saldría beneficiado sí o sí: si se queda, por el valor deportivo, y si se va, porque tendría más de 100 millones para reforzarse.

El Mónaco buscará superar su marca de la temporada pasada, cuando llegó a semifinales

Precisamente un equipo que adolece de incorporaciones es el Tottenham. Pocchetino ya ha pedido que lleguen al menos cuatro jugadores, con la idea de poder competir al cien por cien en todos los torneos. El cuadro londinense ha hecho oficial las llegadas del central colombiano Davinson Sánchez, procedente del Ajax, y del portero Paulo Gazzaniga, que la temporada pasada jugó cedido en el Rayo Vallecano.

El Mónaco, por su parte, no quiere abandonar su papel de revelación. El año pasado alcanzó las semifinales y perdió ante la Juve. Esta vez quiere repetir. Con el futuro de Mbappé en el aire, el equipo entrenado por Leonardo Jardim ha retocado lo necesario para seguir respondiendo al más alto nivel. Youri Tielemans y Ghezzal han sido sus dos fichajes estrella para la nueva temporada.

Las cenicientas

En último término aparecen las cenicientas, es decir, los rivales a priori más sencillos. Llama la atención el caso del RB Leipzig. Hace dos temporadas era equipo de segunda alemana y en solo un año se ha metido entre los mejores de Europa. Puede compararse al Leicester si no fuera por el colchón financiero con el que cuenta.

Propiedad de Red Bull, ha recibido numerosas críticas por el modelo que promulga: en el país germano, muy críticos con el fútbol moderno, no han dudado en iniciar una campaña en contra de este club, que aunque tiene una historia reciente, es de todo menos humilde.

Al Leipzig habría que añadir otros conjuntos como el Maribor o el Feyenoord, campeón de la Liga Holandesa. Son oponentes destinados a dar sorpresas, pero desde luego muy lejos de los de primer cartel. La Champions vuelve con muy buena pinta. En septiembre arranca el camino que debe terminar en Kiev dentro de nueve meses.