El sevillano afirmó que llega a la isla «con la ilusión de un niño» y que «no tenía que tapar la boca a nadie», ya que su trayectoria es suficientemente conocida. Por su parte, otro ex futbolista blanquiazul, Lionel Scaloni, llegó ayer a un acuerdo por un año para jugar con el Racing de Santander y podría debutar el sábado frente al Barcelona. Además, ayer el portero deportivista Aouate reconoció que «permanecer en Primera es obligatorio y no un objetivo».