El equipo alemán T-Mobile, en el que competía Jan Ullrich, considera que, tras las pruebas que implican al ciclista como cliente del doctor Eufemiano Fuentes y su presunta red de dopaje, la justicia española debe reabrir el sumario de la Operación Puerto.

El jefe de comunicación del T-Mobile, Christian Frommert, ante la pregunta de si debe reabrirse el caso, aseveró: "Absolutamente. Tanto las federaciones deportivas como la justicia deben investigar los casos de manipulación".

Frommert argumenta que "las noticias evidencian que vale la pena llegar al final", en alusión a las diligencias que sigue la fiscalía de Bonn de esa ciudad alemana contra Ullrich por presunto fraude.

Deja en el aire, además, si el equipo reclamará al ciclista los honorarios pagados, caso de demostrarse que incurrió en ese delito, y dice que los abogados "tomarán contacto con la fiscalía de Bonn y reflexionarán sobre los siguientes pasos a seguir".

Sus abogados insinúan que hubo manipulación de pruebas

El caso de Ullrich, quien se retiró de la competición el pasado febrero tras meses de escándalo, dio ayer un vuelco, al anunciar el fiscal de Bonn, Friedrich Apostel, que las bolsas de sangre incautadas a Fuentes con los nombres "Jan", "Número Uno" o "Hijo de Rudi" corresponden "sin duda alguna" al ciclista.

Apostel rechazó hoy las acusaciones lanzadas a continuación por los abogados del ciclista, que insinuaron que dichas pruebas podían haber sido manipuladas: "No hay indicio alguno de tal manipulación".

El vencedor del Tour en 1997 había sostenido hasta ahora no haber tenido contacto alguno con el galeno español lo que, independientemente de si llega a probarse que se dopó, ha quedado claro que es falso, dijo Frommert.

La Justicia española cerró el sumario el pasado marzo por entender que el dopaje no está tipificado como delito y que ninguno de los supuestos "clientes" de Fuentes ha presentado demanda contra éste por lesiones físicas u otros conceptos.