Gol surrealista
Gol surrealista del Ingolstadt ante el Duisburg. SKY

El Duisburgo-Ingolstadt de la segunda división alemana fue el escenario, este sábado, de uno de los goles más surrealistas que se recuerdan últimamente. Los visitantes marcaron el 1-1 aprovechando que el portero local, el neerlandés Mark Flekken, estaba totalmente despistado, en el interior de su propia portería.

Flekken, que poco antes había parado un penalti, no se dio cuenta de que se había reanudado el juego después de un gol anulado al propio Duisburgo. El Ingolstadt reaccionó rápido y en pocos segundos se plantó en la portería de Flekken, que estaba bebiendo agua dentro de la portería. Cuando quiso darse cuenta, el gol ya había sido marcado.

Por suerte para él y para su equipo, el Duisburgo marcó el 2-1 y acabó llevándose los tres puntos.