Gol de Godin, que pone por delante al Atlético
Diego Godin (R), del Atlético Madrid celebra, junto a su compañero Gabi Arenas, el gol que marcó en la final de la Champions League. Andre Kostner / EFE

Desde 2014, Atlético de Madrid y Real Madrid se han visto siempre las caras en la Champions League. La final de Lisboa fue la primera parada y este martes tendrá lugar la cuarta seguida: en las semifinales, primero en el Bernabéu y siete días más tarde en el Vicente Calderón. El tiempo ha pasado y como es lógico ambos equipos han cambiado. Pero ciertos jugadores sobreviven. En el caso del Atleti, son pocos: solo seis.

Gabi, Godín, Tiago, Giménez, Koke y Juanfran han estado como miembros de la plantilla rojiblanca en todas las citas ante el máximo rival, en lo que a nivel europeo se refiere. Desde aquel gol de Sergio Ramos en el minuto 93 en Da Luz, todos han visto derrotas. Solo un empate, el de la ida de los cuartos de final de 2015 en el Manzanares, ha maquillado el mal balance del Atlético, y por consiguiente de esta media docena de hombres, ante el Real Madrid en Champions.

Gabriel Fernández ya era capitán del Atleti en 2014 y lo sigue siendo. En Da Luz jugó los noventa minutos y fue quizás uno de los más afectados por la derrota. El 14 colchonero ha hecho un gol al Real Madrid en estos años –fue en el 2-2 de ese mismo año en la Liga- pero aun así sigue con la espina clavada a nivel continental. Es más, en Milán la temporada pasada anotó su penalti en la tanda, pero de nada sirvió.

Caso similar es el de Godín. El charrúa fue el autor del gol colchonero en Lisboa. Adelantó al Atlético con un cabezazo de espaldas aprovechando una mala salida de Casillas. Pero igual que todos, sigue con una cuenta pendiente. Como lo era en aquel momento, Diego sigue siendo capital en el esquema de Simeone.

La madurez de Koke

El de Koke es el claro ejemplo de un futbolista que ha evolucionando en estos años. En 2014 era todavía un hombre endeble, quizás propenso a sucumbir con la emoción. Ya en Milán asumió la batuta del equipo y al igual que Gabi, como canterano, es uno de los que más carga con el peso de las derrotas. Además, marcó en el mismo partido que el capitán, en la Liga de hace tres años.

Quedan tres nombres. Quizás los dos más dolorosos para el conjunto colchonero. Primero Juanfran. Es inevitable asociar el nombre del lateral con la final de Milán. Ese penalti fallado en la tanda provocó el final del sueño del Atlético. Cruel destino para un futbolista que también ha estado todas estas temporadas.

Diferente situación es la de José María Giménez. En 2014 tenía 18 años y por ello pasó sin pena ni gloria. Su evolución ha sido aplastante, e incluso a Milán llegó con muchas opciones de ser titular. Autor de un tanto en la Copa del Rey de 2015 –la del doblete de Torres en el Bernabéu- el uruguayo se lesionó en el partido ante la UD Las Palmas y no podrá disputar unas semifinales en las que se esperaba que tuviera un papel importante.

Y por último, aunque ya con presencia testimonial, está Tiago Mendes. Este año ya simplemente es una pieza más, sin minutos por culpa de las lesiones. Pero al fin y al cabo siempre ha formado parte del plantel del Cholo. Es más, en Milán no jugó ni un solo minuto, también por problemas físicos. Su nombre es uno de los que apuntan a la puerta de salida en verano, y buscará al menos dejar saldadas las cuentas pendientes. El luso, estas temporadas, fue partícipe en el 4-0 de 2015, marcando el primer gol.

El Atlético afronta las semifinales de la Champions League con muchas caras nuevas, pero también con otras que representan un ciclo. El de Simeone; el de “me ha mirado un tuerto” cuando se juega contra el Real Madrid en Europa. Este martes, nuevo asalto.