Soler busca un pacto entre caballeros para Quique y Carboni

  • El presidente se reunirá con Carboni y Flores para arreglar sus diferencias.
  • La reunión, que fue solicitada por el técnico, tendrá lugar esta tarde.
  • Según el entrenador se trata de dar un diagnóstico del equipo.
  • Inmediatamente después, el equipo inicia la concentración previa a su compromiso de Champions frente al Olympiakos.

El Valencia no pasa por sus mejores momentos. La pequeña crisis de resultados que atraviesa la entidad del Turia, a la que se han sumado las numerosas lesiones que han diezmado la primera plantilla, ha puesto de relieve una mala relación entre el entrenador, Quique Flores, y el director deportivo de la entidad, Amedeo Carboni.

Juan Bautista Soler, presidente del club, buscará la paz antes de la concentración que el primer equipo iniciará esta tarde antes de su compromiso de la Champions League contra el Olympiakos.

Soler, junto a los consejeros Enrique Lucas y Juan Armiñana, mantendrá un encuentro con Carboni y Flores esta misma tarde. La hora prevista: las seis de la tarde.

La idea, analizar la actual situación deportiva. Pero como el otro gran punto del día a tratar, establecer un pacto de no agresión entre el entrenador y el director deportivo, cuya crispación ha alcanzado sus cotas más altas con las numerosas lesiones que afectan al equipo. La última, la del centrocampista brasileño Edu .

Mientras el técnicoha solicitado algún fichaje que permita maquillar la plantilla, Carboni ha reiterado que el club no realizará fichajes en el mercado de invierno, e incluso llego a indicar que "quién llora es que no quiere comprometerse", en relación a las demandas de Quique, además de señalar que la puerta está abierta para los insatisfechos.

Una reunión de "diagnóstico", solicitada por el técnico

Quique explicó que la reunión se celebra a instancias suyas y con el objetivo de ofrecer un "diagnóstico" de la situación del equipo a los dirigentes del club: "Es algo que propicié yo tras el partido de Sevilla. Como entrenador, con la responsabilidad que ello conlleva y con la visión que tengo del equipo, entiendo que debo dar un diagnóstico a los dirigentes y al director deportivo".

Sería un descerebrado si, estando como estamos, no fuera capaz de informar a los dirigentes de la situación

"Desde fuera no se ve de la misma manera y mi obligación es hacer una análisis de la situación colectiva, de los futbolistas, un análisis táctico, de en qué fase estamos y hacía dónde nos dirigimos. Sería un descerebrado si, estando como estamos, no fuera capaz de informar a los dirigentes de la situación", añadió.

El técnico madrileño insistió en que es "su obligación" y que "quedarse al margen es poco propicio" dada la realidad que atraviesa el equipo, aunque aclaró que no pretende solicitar ningún fichaje porque "respeta" la filosofía del club de no realizar incorporaciones en el mercado de invierno.

Algo que debe hacerse más a menudo

"Cuando expuse la necesidad de esta reunión dejé claro que conocía la política del club de no hacer fichajes y no voy a pedir. No voy a intentar convencer ni justificar nada, sólo a hacer un diagnóstico del equipo. Si se hubiera hecho hace unos meses sería más favorable y ahora es el diagnóstico de un enfermo", aseguró.

No voy a intentar convencer ni justificar nada, sólo a hacer un diagnóstico del equipo

Quique se resignó a que la reunión se hubiera hecho pública aunque aseguró que le hubiera gustado que fuera algo más íntimo e instó a que este tipo de reuniones sean más habituales y no sólo cuando las cosas vayan mal.

Además, cuestionado por si siente que peligra su puesto, Quique fue contundente: "estoy seguro de mí mismo, mi trabajo es muy aleatorio y está expuesto a mil opiniones y cambios de intención pero yo estoy muy seguro de lo que hago y de que mi profesión son 15 ó 20 años aunque no sé dónde porque es imposible saberlo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento