"¿Es Maria Sharapova una tramposa?". Así titula un reportaje el diario australiano Herald Sun en el que se pregunta si la tenista rusa hace trampas con sus gritos, es decir, si los utiliza a propósito para perturbar o confundir a sus rivales.

Toda una declaración de guerra de alguna prensa de Melbourne, justo cuando va a tener que luchar por el Abierto de Australia, se medirá en la final ante Serena Williams.

En el vídeo que hay sobre estas líneas (en el partido ante Zvoraneva en este Abierto de Australia), que hemos recogido de YouTube.com, puedes ver cómo grita Sharapova en sus partidos.

Dice el diario que "los puristas del tenis creen que sí, arguyendo que los constantes gritos de la rusa no son más que un arma cínica utilizada para distraer a las rivales", señala el diario de Melburne.

Pero el reportaje va a más, se pregunta también si es "agradable observar" a Sharapova jugando. "Los aficionados en Melbourne Park no parecen disfrutar de esa experiencia", apuntan.

Al menos, el diario responde que "sin ninguna duda" merece ser número uno del mundo. "John McEnroe fue admirado y condenado en igual medida", se señala.

¿Una "trampa legalizada"?

Así lo describía John Newcombe, leyenda del tenis australiana, porque "uno de los grandes sentidos que se tiene en una cancha de tenis es la habilidad para escuchar cuándo la bola sale despedida de la raqueta rival".

Los gritos de Sharapova llegan a 101 decibelios



"Hace dos años en el torneo de Wimbledon, los gritos de Sharapova alcanzaron los 101 decibelios en la máquina que mide la intensidad de dichos gritos que se utilizó para calcular los de Mónica Seles en su tiempo. Los de Seles alcanzaron los 93.2 decibelios", añade Herald Sun.

"El volumen de los gritos de Sharapova en el partido contra Vera Zvonareva fueron casi insoportables, y también contra Anna Chakvetadze", apunta el rotativo australiano.

Serena Williams tendrá que soportar la forma de jugar de Sharapova, quien ya ha reiterado en varias ocasiones que no puede cambiar eso gritos de esfuerzo y es parte de su juego.