'Fórmula 1: La emoción de un Grand Prix' ya está disponible en el catálogo de Netflix desde este 8 de marzo. La plataforma de streaming ha estrenado la serie documental, rodada durante la temporada 2018 de Fórmula 1, en la que se pueden ver escenas e imágenes exclusivas de casi todos los pilotos y equipos.

El gran defecto de esta serie es que ni Mercedes ni Ferrari, campeón y subcampeón, abrieron sus puertas a las cámaras de Netflix. Ese es uno de los motivos por los que el resultado final sea sólo apto para muy 'cafeteros' y no enganche especialmente al público en general.

1. Sin Mercedes ni Ferrari

El elefante en el centro de la habitación. Aunque en varios capítulos, como el dedicado a la victoria de Ricciardo en Mónaco, parece que van a ganar protagonismo, la negativa de las escuderías que se jugaron el campeonato del mundo a aparecer ha dejado el resultado final algo raro. No obstante, para esta temporada y bajo presión de la propia Liberty Media, están negociando para aparecer.

2. 'El Rey de España': el capítulo centrado en Alonso y Sainz

El segundo capítulo se titula 'El Rey de España', centrado en Fernando Alonso y Carlos Sainz. Con el GP de España como escenario, la presencia de los dos pilotos y cómo abren las puertas a su ambiente más cercano (en el caso del madrileño, se le ve viendo un partido de fútbol de manera muy apasionada) hace que sea uno de los más intensos y atractivos.

3. Drama y épica forzados

Al no estar ni los campeones y dado que las peleas por atrás entre el resto de equipos quedó algo descafeinada, ganan presencia equipos como Force India (actual Racing Point) y su crisis económica, Haas o incluso Sauber y la presencia de Charles Leclerc y su futuro con Ferrari. Tramas que distan mucho de los duelos Senna-Prost que se ven en el documental del brasileño o la épica de Lauda y Hunt de la película 'Rush'.

4. Lo que no se ve

Uno de los puntos fuertes de esta serie es la aparición de zonas habitualmente vedadas a las cámaras. Cómo se preparan los pilotos, el día a día de los ingenieros o cómo resolver de manera interna las crisis deportivas. Aquí McLaren goza de su protagonismo, merced a los problemas que tuvieron a mitad de campaña.

5. Segunda temporada, confirmada

La acogida antes incluso de su salida al aire ha sido muy buena. Tanto, que ya han confirmado una segunda temporada que grabarán a lo largo de este 2019. La presencia de todos los equipos será fundamental, y se podrán pulir fallos (algunos de continuidad, menores, o guionización más fluida) que ha tenido la primera.