Sergio Ramos.
Sergio Ramos. EFE

Sergio Ramos se arriesga a ser sancionado por la UEFA. El defensa del Real Madrid ha aclarado sus declaraciones del pasado miércoles, tras el partido contra el Ajax, cuando admitió haber forzado la tarjeta amarilla para cumplir sanción en la vuelta de octavos de final. En esta ocasión, asegura que él se refería a que forzó la falta, no la tarjeta.

“Me sorprende mucho todo esto. Yo me refería a forzar la falta, una falta que era inevitable; no a forzar la sanción”, ha dicho el capitán blanco en unas breves declaraciones al diario ‘Marca’. “No tuve alternativa [a hacer la falta]. Era un contragolpe muy peligroso en el minuto 88, con un partido abierto y la eliminatoria también. Por eso dije que mentiría si dijera que no sabía que acarreaba sanción, del mismo modo que sabía que no tenía otra opción que hacer la falta. Y a eso me refería cuando dije que en el fútbol hay que tomar decisiones complicadas”.

En su defensa, Ramos añade que, de haber querido forzar una sanción, podría haberlo hecho en la fase de grupos: “En el partido contra la Roma [quinta jornada de la liguilla] ya estábamos clasificados como primeros de grupos y el último partido, contra el CSKA, era intrascendente. Por cierto, un partido para el que yo no fui convocado”, remata.