La seleccion de Japón.
Selección japonesa de fútbol. GTRES

Los integrantes del Grupo H parece que protagonizarán una de las peleas más encarnizadas por acabar entrando en los octavos de final de la competición. Con Colombia como equipo más destacado del grupo, parece claro que todo puede ocurrir. Japón, Polonia y Senegal son los otros integrantes del mismo, y más allá de que los cafeteros se postulen como favoritos, da la sensación de que cualquiera puede pasar a la siguiente ronda.

La Japón entrenada por Akira Nishino se ganó su billete al Mundial de Rusia liderando un grupo con Arabia Saudí y Australia -que a la postre también sellaron su pase-, y dejando en líneas generales buenas sensaciones. Con Kagawa como gran cerebro y buenas alternativas en la última línea, esta selección nipona podrá castigar a defensas lentas o no demasiado bien organizadas, como puede ser el caso de Polonia o Colombia, sobre todo por el dinamismo de los puntas asiáticos.

Japón basará su posible éxito en la creatividad y finura de su línea de ataque. Kagawa, Honda e Inui deben producir situaciones de ventaja, con Okazaki como principal opción goleadora, si bien es cierto que la excelente segunda vuelta de Muto en el Mainz 05 le convierte en una fantástica alternativa para el ataque. Sin duda, su acierto en campo rival es lo que marcará sus opciones de pasar a la siguiente ronda.

La selección japonesa, eso sí, históricamente nunca ha conseguido pasar de los octavos de final, su techo en el torneo. El combinado nipón ha conseguido llegar en dos ocasiones a esa altura: en el 2002, cuando fueron organizadores del evento junto a la República de Corea, y en 2010, en el Mundial de Sudáfrica que acabó ganando España.

La estrella: Kagawa

Es cierto que no ha jugado su mejor temporada en el Borussia Dortmund, club que además ha rendido muy por debajo de las expectativas generadas, pero su talanto y su estatus dentro del plantel le convierten en la gran referencia del equipo. Su jugador más creativo, está por ver si su ritmo competitivo le permite destacar sobre sus compañeros, u otros, que han estado mejor a lo largo del curso como por ejemplo Takashi Inui, son los que llevan la batuta en los últimos metros.