Xavi y Silva
Los jugadores de la selección española Xavi Hernández (i) y David Silva se retiran del terreno de juego tras finalizar el encuentro ante Islandia (Efe). EFE

Tras el fiasco de la selección española de fútbol del pasado sábado ante Islandia (1-1), muchos se preguntan por qué este conjunto, con una de las mejores hornadas de jugadores de los últimos años, no es capaz de jugar bien y sacar los partidos con solvencia.

Nos vemos avocados a luchar contra selecciones de 'segunda' y ni con esas tenemos la clasificación asegurada para la Eurocopa de 2008.

La selección no encuentra el camino y son muchos los que creen que hace falta más que un cambio de jugadores para crear una nueva ilusión.

En defensa no se saca el balón jugado

Los defensas creyeron que para evitar las acometidas de los islandeses lo mejor era pegar pelotazos y, lejos de ir a buscar el balón dividido, aprovechar para acomodarse atrás.

Pero el seleccionador no está de acuerdo con esta táctica, por lo que se producen enfrentamientos entre jugadores como Albelda y Luis Aragonés.

Choque de culturas

En el resto del campo, sobre todo en el mediocentro, se produce un choque de culturas futbolísticas. Se mezcla el toque del Barcelona, personificado en Iniesta, y el juego elemental del Valencia. El resultado es que el juego se practica de forma antagónica según quien lleve la pelota.

Mosqueo en la delantera

Para echar más leña al fuego en la situación de la selección española, ahora ha trascendido el enfado de Fernando Torres, al ser cambiado cuando la 'roja' perdía por 1-0 ante Islandia.

El delantero del Liverpool no entiende por qué fue el elegido, con el consiguiente mosqueo del 'Niño'.

Aragonés sigue dándole vuelta

Luis Aragonés dio vueltas al partido. Según publica Elpais.com, el seleccionador sacó una conclusión; luego, otra y otra. Y, al cabo de emitir varios juicios desfavorables para España, culminó con un estallido de frustración: "¡Si es que no sabemos lo que queremos!".

Queremos saber qué opinas de esta selección, qué problemas ves y qué le falta para 'explotar' del todo futbolísticamente.