Selección femenina de hockey
La selección española femenina de hockey hierba celebra el 3-1 en la final del Mundial de Londres frente a Australia. EFE

España ha acabado tercera en el Mundial de hockey hierba femenino que se ha disputado en Londres, al imponerse en la final por el bronce a la potente Australia por 3-1. Las entrenadas por Adrian Lock han acabado así con una sequía que tenía la selección española de hockey hierba que nunca habián conseguido colgarse una medalla en un Mundial.

El partido se le puso muy bien para las españolas desde la primera parte. María López y Berta Bonastre, dos de los grandes talentos de esta generación, llevaron a las 'RedSticks' con un 2-0 al descanso, gracias a esos dos goles que hicieron en apenas un minuto en el primer cuarto. La actitud y el desparpajo del equipo de Lock, que se autoapodan como las 'piñones' porque su talismán es una piña (metáfora de lo que quieren ser dentro y fuera del campo), fue demasiado para las australianas, a las que le pesó mucho la derrota que sufrieron con Holanda el día anterior.

El peso de saberse favoritas y por delante casi cuesta un susto para España. Con una Bea Pérez intratable (la mejor del torneo) en defensa, las de Paul Godin apretaron mucho con la vuelta desde el vestuario. Tanto en defensa como en ataque, las 'aussies' obligaron a las españolas a esforzarse. La salida de Lucía Jiménez a mitad del tercer cuarto por tarjeta verde dejó en inferioridad a España durante unos instantes, pero una Maialen García excepcional ante Fitzpatrick evitó una de las ocasiones más claras de las australianas.

Sin embargo, esa ocasión hizo que se creciera. La defensa española perdió la marca frente a Smith y a Slattery, que fabricaron el 2-1 y pusieron en apuros a las de Lock. El técnico, desde la banda, pedía cabeza para el último cuarto, y después de dos 'penalti-córner' consecutivos, llegó la puntilla: Alicia Magaz calcó el primer gol, con un pase de la muerte de Bea Pérez que ya es historia del deporte español.

Fue el tanto de la victoria. Australia se hundió, mientras el reloj corría a favor de las 'piñones', que aún tuvieron que defender una gran jugada de las australianas a falta de dos minutos.