España arrasa a Serbia (88-69) y jugará la gran final del Eurobasket femenino

  • Se enfrentará Francia, que derrotó a Turquía.
  • Gran partido de Sancho Lyttle, con 22 puntos y 11 rebotes.
Las jugadoras de la selección española de baloncesto celebran un punto ante Serbia.
Las jugadoras de la selección española de baloncesto celebran un punto ante Serbia.
FEB

La selección española de baloncesto femenino logró de forma brillante su pase a la final del Eurobasket, que se está disputando en Francia, tras derrotar con claridad a Serbia (88-69) en la primera semifinal del torneo, tras un encuentro dominado de inicio a fin por las españolas, que mostraron su mejor versión.

El conjunto dirigido por Lucas Mondelo, que disputará la tercera final de Campeonato de Europa de su historia, brilló en todo su esplendor y ya dominaba el partido por veinte puntos a la media parte (48-28), tras un despliegue colectivo de primer nivel y el liderazgo de Sancho Lyttle, de nuevo intratable (22 puntos y 11 rebotes). España buscará su segundo entorchado europeo ante la anfitriona Francia.

España, que había vencido todos sus compromisos este torneo, se presentó en la semifinal con la confianza de sentirse favorita y viéndose capaz de demostrarlo. Luciendo además el uniforme dorado que hacía presagiar lo que a continuación sucedió. Y es que desde el inicio, Sancho Lyttle se hizo infinita en ambas zonas y España comenzó a defender en plenitud. La mejor versión imaginable, en el momento clave.

Arrolladas por una estampida

Las pupilas de Marina Maljkovic notaron pronto como la estampida les arrollaba y traducía además la diferencia en el electrónico. La realidad golpeaba dos veces, sobre la pista y en el marcador. El 19-7 del primer período levantó el muro, pero el resultado al descanso (48-28) directamente finiquitó el partido.

Junto a la omnipresente Lyttle, gran candidata MVP del Eurobasket, Cristina Ouviña encontró el aro enorme (19 puntos) y Marta Xargay (13) volvió a ofrecer un recital de polivalencia. España, en la que anotaron todas sus jugadoras, dominaba a su antojo el rebote ofensivo —una lacra para Serbia— y encontraba buenos tiros en la zona.

En Serbia todo se tiñó de negro. Maljkovic, desesperada en la banda, veía cómo únicamente Rad y Butulija (15 puntos cada una) aguantaban el envite, contexto insuficiente no ya sólo para liderar la remontada sino para aguantar en el partido. España, hambrienta de final, no paró y encontró los 26 puntos de renta (61-35, min.27). Y el telón del partido se bajó. España estaba en la final tras haber reducido a la nada a toda una semifinalista como Serbia.

Las chicas de Mondelo ya esperan a Turquía o Francia en la final, con el pleno de victorias en la buchaca, el recuerdo del oro de 1993 en el subconsciente y la ilusión por cerrar un Eurobasket en el que España, de inicio a fin, huele a oro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento