Atenas
Activistas pro-Tíbet protestan cerca de la colina de la Acrópolis mientras la antorcha Olímpica llega a Atenas. (Efe)

Juan Antonio Samaranch, ex presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), habló en el diario ABC sobre el posible boicot de los dirigentes políticos a la ceremonia de inauguración de los Juegos de Pekín como signo de protesta.

"Si algunos políticos no quieren ir a la ceremonia, no hacen ninguna falta. Los que hacen falta son los atletas", ha comentado el que fuera máximo dirigente del COI entre 1980 y 2001.

"Nosotros no podemos presionar. Estamos en nuestro mundo, un mundo maravilloso en el que 204 países se reúnen. Razas distintas, tradiciones distintas, sistemas políticos distintos, todos conviven en paz", subraya Samaranch.

Los que hacen falta son los atletas. Nosotros no podemos presionar



Samaranch estima que quienes piden el boicot de los Juegos de Pekín deberían recordar que, cuando el bloque comunista decidió no acudir a los Juegos de Los Angeles 1984, China se desmarcó y accedió a participar.

"La entrada del equipo de China en el estadio olímpico de Los Angeles, en donde recibió una de las más grandes ovaciones que he oído en mi vida, vale la pena recordarlo ahora", señala.

Protestas frente a la Antorcha

La Antorcha de Pekín 2008 fue entregada a una delegación china en una ceremonia en el estadio Panathinaiko de Atenas, entres protestas de activistas a favor de los derechos humanos en China y la liberación del Tíbet.

Las fuertes medidas de seguridad dispuestas por la policía de Atenas evitaron que una docena de activistas impidieran la entrada de la última relevista de la antorcha al estadio, donde se celebraron los primeros Juegos Olímpicos de la edad moderna, en 1986.

La Llama llegará el lunes a Pekín, desde donde emprenderá un recorrido internacional, seguido de otro periplo nacional antes de encender el 8 de agosto el pebetero del Estadio Olímpico en la ceremonia de apertura de los XXIX Juegos de la edad moderna.