Ruth Beitia
Ruth Beitia EFE

La saltadora de altura Ruth Beitia emite felicidad por los cuatro costados y con ese talante, positivo, afronta su puesta en escena en Río 2016, sus cuartos Juegos Olímpicos, que considera como un regalo de la vida.

Beitia, que puso en marcha una retirada de la que después se arrepintió, lidera el equipo español de atletismo. Sus grandes logros de los últimos tiempos, como el reciente Campeonato de Europa de Amsterdam o las llamativas actuaciones en las pruebas de la Liga de Diamante plagan de optimismo sus expectativas.

Ruth Beitia admite que es una de las bazas de España para alimentar su medallero: "No tengo nada de presión. Ramón Torralbo (su entrenador) y yo queremos volver a competir. Lo estamos deseando"

"No tenemos ninguna duda. Después de Londres no pensaba en volver a competir ni que iba a disputar unos Juegos y la vida nos ha dado una nueva oportunidad", subrayó la atleta cántabra de 37 años.

Me encuentro muy bien, con muy buenas sensacionesRuth Beitia ha llegado a Río pletórica. "Me encuentro bien. Con muy buenas sensaciones. Desde que el 4 de agosto llegamos a la villa me he acoplado perfectamente y con ganas de que llegue el día 18 y empezar a competir".

La atleta española rozó el bronce en Londres 2012. Quedó cuarta. "La experiencia de Londres fue agridulce en ese momento. La asimilé como la mejor actuación de mi vida en una gran competición. Salí contenta porque di el cien por cien. Aunque pensé que mi sueño se iba", reconoció la saltadora.

Su intención es similar en Río. Competir máximo nivel ante esta oportunidad "Quiero salir con la misma sensación de Londres. Espero llegar a la final y mejorar puesto a puesto en cada uno de los listones. Y que logremos ese sueño para Ramón y para mí de subir al podio", agregó.

La campeona de Europa no se plantea el futuro. Quiere vivir día a día y no descarta ninguna medida para después de los Juegos. "La decisión de Londres fue muy meditada. Los períodos olímpicos están para decidir cosas. Tengo una lista grande para hacer cosas. Pero ahora me encuentro bien, motivada e ilusionada. El motor que me ha movido es cumplir mi sueño. Me encantaría seguir pero no sé lo que haré. Estoy motivado y vivir esto día a día. Es un regalo", insistió.