El veterano futbolista brasileño Romário de Souza Faria fue condenado a 120 días de suspensión por haberse dopado en el partido de la liga brasileña del pasado 28 de octubre.

El futbolista de 41 años dio positivo de finasterida, una sustancia que se encuentra en un producto anticalvicie, que el jugador ha reconocido que toma "desde hace trece años", y que está prohibido porque puede enmascarar el consumo de anabolizantes.

Su club, el Vasco da Gama, recurrirá la decisión, que fue tomada en una ajustada votación en el Tribunal Superior de Justicia Deportiva de Brasil, que tuvo la emoción de un partido de fútbol.

Una votación muy ajustada

La votación llegó empatada a dos y el presidente del tribunal, Otavio Augusto Toledo, inclinó la balanza hacia el castigo, alegando que no podía "huir" de su "obligación".

Si la sanción de cuatro meses se confirma, el ex delantero de Barça y Valencia podría verse obligado a adelantar el final de su prolongada carrera deportiva.

El delantero quería seguir jugando hasta el final de la Copa Guanabara, que marca la mitad del campeonato regional de Río de Janeiro y que se disputará el próximo 24 de febrero.

Romario continuará trabajando en su equipo como entrenador, como fue anunciado hace dos semanas.